Trabajadores consideran incongruentes acciones del Delegado del IMSS en el tema de VIOLENCIA DE GÉNERO .- informativoax.com
Trabajadores consideran incongruentes acciones del Delegado del IMSS en el tema de VIOLENCIA DE GÉNERO .- informativoax.com

 

Absoluta incongruencia la que existe en el IMSS Oaxaca, dirigido por el Dr. Juan Ramón Díaz Pimentel, quien simulando orden y respeto a los principios morales básicos, celebró este 27 de noviembre, el foro ARTE Y CULTURA TAMBIÉN SON PROTECCIÓN CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO, resaltando cínicamente que “la violencia contra las mujeres y niñas es una violación de los derechos humanos más extendida, constante y devastadora del mundo, acabar con ella REQUIERE ESFUERZOS ENÉRGICOS, DEBEMOS combatir las discriminaciones profundamente enraizadas”, pero, en los hechos, aprueba, consiente y protege la violencia contra las empleadas y contra las derecho habientes, al punto de registrar en los últimos meses, nueve decesos de madres en trabajo de parto, que debieron ser atendidas puntualmente por este Instituto.
En violencia laboral y de género, leemos que la señora Odilia Sánchez Galicia, Vocera de la Coordinadora de Base del Instituto Mexicano del Seguro Social, IMSS, denunció esta semana, al doctor Juan Pablo Matadamas Ortiz, jefe de los servicios médicos por tratar a los empleados que dirige, con groserías, insolencias, humillaciones y particularmente, por abusar de su autoridad; en su caso, denunció que el 8 de noviembre, le arrebató su mesa y equipo de trabajo y entre otras cosas, le dijo “tú no representas ninguna productividad, no haces nada, no sirves para nada, no te quiero aquí, te sientas en ese rincón y haces lo único que puedes, ¡NADA!”.

 

La señora de 60 años de edad, de los cuáles ha dedicado 28 al servicio de ésta institución, señala, “no es justo el abuso de este señor, desde ningún ángulo, no nos merecemos éste trato”.

 

El 14 de noviembre de este año se presentó, una de las trabajadoras del IMSS -que pide omitir su nombre por temor a represalias- con el doctor Matadamas Ortiz, para pedir licencia laboral SIN GOCE DE SUELDO, debido al duelo por su hijo recién fallecido, de 5 meses de edad, a lo que Matadamas respondió, “usted es trabajadora, no descansadora; además sus pacientes han llevado el duelo con usted esperando su consulta, le voy a contar mi historia; mi mamá falleció cuando tenía 6 años, ¿a poco dejé de estudiar por eso para convertirme en médico”, ante ésta respuesta, la doctora, dolida por el fallecimiento de su bebé, pero sobre todo por el trato indolente y burlón del JEFE DE PRESTACIONES MÉDICAS, no soportó más y rompió en llanto, ahora busca ayuda de forma externa, con un tratamiento sicológico, en espera de poder superar su pérdida y la mala actitud laboral que sufre.

 

“HOSTIGAMIENTO, ACOSO LABORAL Y VIOLENCIA DE GÉNERO” son los términos en que una doctora más, víctima de este abusador, alza la voz para denunciarlo, ella explica “se ha encargado de degradarme psicológicamente, humillándome públicamente, afectando mi ámbito personal y poniendo en duda mi moral, mediante hostigamiento y violencia psicológica, en la Jornada de trabajo Acumula del 19 al 20 de agosto de este año, se presentaron varias incidencias, las cuales ocurrieron debido a la falta de personal, pero el DOCTOR JUAN PABLO MATADAMAZ ORTIZ, decidió exhibirme ante el cuerpo de gobierno del HGZ No. 1 Oaxaca, enviando un correo electrónico el 21 de agosto, sólo para denigrar mi calidad como persona y mi desempeño laboral, en el, me instruye de forma ofensiva, entre otros comentarios, escribió lo siguiente: QUE CIERRE MÁS LA BOCA Y SE PONGA A TRABAJAR”, la doctora concluye: “Pido se certifique por la Jefatura de Servicios Jurídicos, por ser un documento Institucional y se le aplique la sanción correspondiente, no podemos seguir siendo abusadas por este señor misógino, déspota y abusivo”.

 

En abril de 2016 enfermeras y trabajadores de base del área de prestaciones sociales del IMSS Oaxaca, denunciaron “presiones y pago de favores sexuales” a cambio de plazas y ascensos, señalaron directamente a Juan Pablo Matadamas y su subalterno, Miguel Ángel Altuzar, a quien descubrieron sosteniendo relaciones sexuales con otra empleada, hecho que fue reportado al “Jefe” Matadamas quien respondió con “¡no quiero que por ningún motivo se dé a conocer este asunto o de lo contrario se las verán conmigo y ya saben cómo soy! ”.

 

Palabras que reflejan su forma de pensar y actuar, pues ha sido denunciado públicamente por violentar a empleadas que buscan trabajo, con comentarios como “estas niñas, DONDEQUIERA OBTIENEN TRABAJO CON SUS NALGUITAS”.

 

La otra forma de violencia de género en la que incurren en el IMSS Oaxaca, es la desatención a mujeres en trabajo de parto, VIOLENCIA OBSTÉTRICA, el mismo doctor Matadamas Ortiz, por instrucciones de Juan Ramón Díaz Pimentel, Delegado Federal en Oaxaca, ha ocultado los datos referentes a las víctimas de violencia obstétrica, en las declaraciones oficiales, en voz de Juan Ramón Díaz Pimentel, oímos “ni una sola mujer ha muerto por nuestra causa, no ha habido muertes maternas ni violencia obstétrica “.

 

Pero los registros de la prensa apuntan lo contrario, con fechas, nombres, lugares y circunstancias han documentado el abuso y apatía del IMSS, lamentablemente 9 de las mujeres violentadas murieron en el proceso y todas sufrieron violencia obstétrica.

 

El caso más sonado es el de Micaela Peláez, quien debió ser extraída de la comunidad de Chiquihuitlán de Benito Juárez, en la sierra sur, en helicóptero, en ese momento el gobernador del estado anunció que ya estaba en camino la ambulancia aérea, pues fue el informe que le dio Juan Ramón Díaz Pimentel, delegado del IMSS en Oaxaca, pero la unidad nunca llegó, ocasionando la muerte del bebé y aunque la madre milagrosamente salvó la vida, quedó con secuelas graves en su salud, Díaz Pimentel adujo que había mal clima y que el helicóptero no pudo despegar, pero los registros de vuelo y el testimonio del presidente municipal indican lo contrario, fue estrictamente irresponsabilidad de los servicios del IMSS y la apatía generalizada hacia las mujeres que deberían ser atendidas en su salud puntualmente.

 

Algunos de estos lamentables sucesos en los que las madres fallecieron son, en Tlaxiaco, Clemencia Rosas Pérez Martínez; en Miahuatlán de Porfirio Díaz, María de los Ángeles Ruiz Santos; tanta es la violencia contra la mujer, que a la familia Coronado Canseco, le entregaron un bebé muerto, que no era el suyo, aduciendo que era su criatura recién fallecida.

 

No hay palabras que definan el actuar violento de los dirigentes de esta institución, que además tienen el descaro de celebrar el “MES INTERNACIONAL CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO”.

 

Todas estas denuncias, constan en expedientes oficiales y las víctimas de violencia, están a la espera de que las máximas autoridades de este instituto, a nivel NACIONAL, hagan justicia, sino, ¿DE QUÉ OTRA FORMA PODRÁN SER RESPETADAS?

Dejar respuesta