El desminado y la reparación de los canales de riego permite recuperar las tierras agrícolas en Mosul
El desminado y la reparación de los canales de riego permite recuperar las tierras agrícolas en Mosul

Participantes en el proyecto de “dinero por trabajo” limpian el canal principal septentrional de riego de Al Jazeera de suciedad, piedras y escombros, lo que permitirá alimentar de nuevo a los canales menores en toda esta zona agrícola
22 de diciembre de 2016, Erbil, Iraq – Cerca de 200 000 personas de Mosul y otros lugares de Iraq podrán obtener ingresos por primera vez desde que el Estado Islámico del Levante (ISIL) se hiciera con el control de una parte del país en 2014, gracias a un nuevo proyecto de la FAO que está restableciendo el riego a 250 000 hectáreas de tierras agrícolas.
El agua volverá pronto a fluir por canales que riegan unas tierras, en un tiempo fértiles, a unos 30 km al oeste de Mosul, la tercera mayor ciudad de Iraq. A través de la iniciativa de “dinero en efectivo por trabajo” que incluye el proyecto, la FAO apoya a familias vulnerables que necesitan dinero para sus necesidades diarias, incluyendo alimentos y ropa, calefacción y transporte. Muchas de estas personas no han tenido un empleo remunerado durante al menos dos años.
Los participantes en esta iniciativa están limpiando el canal principal septentrional de la zona de riego “Al Jazeera” de suciedad, piedras y escombros, lo que le permitirá alimentar de nuevo canales pequeños en toda esta zona de cultivos.
La FAO ha reparado también la estación de bombeo que alimenta el sistema de canales desde la presa de Mosul. Y, por primera vez, la Organización está colaborando con una compañía de desminado para despejar las valiosas tierras agrícolas junto a los canales de explosivos sin detonar, de manera que los campesinos puedan sembrar y llevar a pastar su ganado de manera segura.
El proyecto beneficia ya a más de 3 000 personas y es esencial para volver a poner en marcha las actividades agrícolas de la zona.
“Los agricultores de aquí no han podido cultivar hortalizas durante dos años, ya que los canales de riego fueron destruidos por grupos armados, que a la vez sembraron la zona de artefactos explosivos”, aseguró Fadel El-Zubi, Representante de la FAO en Iraq. “Restablecer la capacidad de la población de la zona para cultivar y comerciar –añadió- no sólo es importante para la seguridad alimentaria, sino también para alcanzar la prosperidad y una paz duradera en el país”.
Los campesinos de la región exportaban hortalizas y diversos cultivos -incluyendo trigo y cebada-, a Siria y otros países, además de abastecer a millones de personas en Iraq. Ahora, el país se ve obligado a depender de las importaciones de frutas y hortalizas.
“Apilamos los escombros y juntamos luego cada cuatro montones en uno mayor para que la excavadora lo recoja y retire del canal”, explicó Ahmed Mohammed, de 23 años, padre de tres hijos. “Mi hermano tiene tierras agrícolas y también se beneficiará del proyecto. Solía cultivar trigo y cebada en invierno y verduras en otras temporadas. Ahora sólo puede cultivar hortalizas cuando llueve”.
El sistema de canalizaciones de Al Jazeera era una fuente esencial de agua para la agricultura, la ganadería y el uso doméstico. Unos 100 canales menores del sistema resultaron dañados, mientras que los puentes fueron dinamitados y la dañada estación de bombeo estaba funcionando por debajo de su capacidad, dando lugar a una grave escasez de agua.
A medida que el Gobierno de Iraq retome el control de más zonas, es necesario un gran esfuerzo para restablecer las infraestructuras clave, de modo que pueda reanudarse la producción agrícola y se restablezcan los medios de subsistencia. La FAO solicita una financiación urgente de 89 millones de dólares EEUU para reforzar su respuesta de emergencia, incluida la rehabilitación de la infraestructura agrícola dañada, el apoyo a los agricultores para vacunar y alimentar a su ganado y la ampliación del programa de “dinero en efectivo por trabajo” y otras actividades generadoras de ingresos.
La labor de la FAO, en coordinación con el Gobierno iraquí, apoya a las familias que regresan a las zonas en proceso de recuperación, a las desplazadas internamente, a las comunidades de acogida y a los refugiados de Siria. El actual proyecto para reparar la zona de riego de Al Jazeera se financia a través del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Dejar respuesta