Proyecto Vaquita CPR (Phocoena sinus).
Proyecto Vaquita CPR (Phocoena sinus).

Por Rafael Pacchiano Alamán

A unos cuantos días de iniciado el proyecto Vaquita CPR las buenas noticias llegaron. El equipo de 69 expertos, de nueve países distintos, incluido México, logró la captura de una cría hembra de vaquita marina (Phocoena sinus).

Aunque se decidió regresarla al mar con su madre, su rescate temporal es un gran resultado, histórico, que abre nuevos caminos para preservar al cetáceo más pequeño del mundo y que refuerza la esperanza en el proyecto que lidera el Gobierno de México para rescatar esta especie.

Es histórico porque por primera vez se obtuvieron muestras de sangre y tejido vivo de una vaquita marina, mismas que serán estudiadas en San Diego (Estados Unidos). El análisis de su fisionomía y genética nos abre una nueva opción, que no queremos, pero para la que estamos preparándonos también, que es la clonación.

Haber capturado a una vaquita marina en los primeros días demuestra que las actividades de Vaquita CPR están en la vía correcta. El método de localización y captura, que involucra el trabajo de muchos científicos y expertos desde hace años, está funcionando. Eso nos emociona, nos da alegría y mucha esperanza de seguir adelante. Vamos a salvar a la vaquita marina. El reto no es menor, pero cada paso que damos es firme y estamos seguros de que pasará a la historia de la conservación de especies.

Los esfuerzos no se han subestimado y el mundo lo ha reconocido. Apenas en julio pasado el Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO destacó el trabajo del Gobierno de México para preservar a la vaquita marina, endémica de nuestro país, y decidió por unanimidad posponer la recomendación de inscribir en la lista del patrimonio mundial en peligro a las Islas y Áreas Protegidas del norte del Golfo de California.

El trabajo que hoy hacemos no sólo es una muestra del compromiso de la actual administración por la conservación de nuestro planeta, sino un manifiesto de que los mexicanos queremos y trabajamos por dejarle a nuestros hijos un mejor lugar para vivir en el que convivan de forma armoniosa todas las especies.

/cms/uploads/image/file/334824/boton_blog_3.jpg

Consulta nuestra revista digital 

 

Dejar respuesta