informativoax.com
informativoax.com

La Defensoría de los derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca investiga posibles omisiones de agentes del Ministerio Público de la Fiscalía General del estado en un caso de violencia sexual en la vía pública cometido contra una fotoperiodista por un hombre de probable procedencia extranjera, el 4 de noviembre último en el centro de la ciudad de Oaxaca de Juárez.

El organismo defensor inició de oficio el expediente DDHPO/2297/ (01)/OAX/2016 ante posibles violaciones a los derechos a la seguridad jurídica y una vida libre de violencia de la agraviada V. R., pues la afectada manifestó que al solicitar la intervención de la Fiscalía General del estado para que su acosador fuese procesado, tras ser detenido por tres agentes de la policía estatal, el agente del Ministerio Público dejó en libertad al imputado.

El organismo defensor solicitó a la Fiscalía General del estado que informe detalladamente a la Defensoría sobre su intervención en el caso. Hasta la fecha, la autoridad no ha proporcionado el informe solicitado.

Tras tener conocimiento del caso por publicaciones en redes sociales, la Defensoría buscó comunicación con la agraviada V. R., quien reside fuera de Oaxaca. Ella refirió al personal del organismo autónomo que el 4 de noviembre caminaba por la calle 20 de Noviembre del centro histórico de Oaxaca, cuando un hombre con acento extranjero ejerció violencia sexual contra ella, además de agredirla verbalmente e intentar atacarla físicamente.

Detalló que el agresor primero la siguió cuando caminaba, haciéndole insinuaciones de tipo sexual; posteriormente, el hombre se acercó a ella, por lo que la agraviada optó por alejarse; sin embargo, el individuo insistió en seguirla, comenzó a lanzarle insultos y frases de odio hacia las mujeres y las lesbianas. La quejosa añadió que su ofensor incluso intentó atacarla con una cadena muy gruesa.

La agraviada expuso que, debido a que aumentó el nivel de las agresiones en su contra, solicitó la intervención de tres policías estatales que estaban en la proximidad, quienes realizaron la detención del agresor, el cual fue trasladado a las oficinas de la Fiscalía General del estado, donde el agente del ministerio público le tomó su declaración.

La agraviada añadió que, una vez en el Ministerio Público, el personal de esa instancia comenzó a hostigarla, en vez de procesar al acusado, a quien ella grabó en tres videos con su teléfono celular para registrar los insultos y frases ofensivas que el acusado profirió contra ella, en presencia de los tres policías estatales que realizaron la detención. La agraviada difundió dichas videograbaciones en redes sociales.

La quejosa manifestó que el hombre que la agredió fue puesto en libertad unas horas después de su detención, y que la investigación de su caso no fue consignada a la Fiscalía Especializada para Delitos contra la Mujer, además de que el agente del Ministerio Público se negó en diversas ocasiones a darle una copia de su denuncia y a proporcionarle la identidad del ofensor.

Dejar respuesta