Niños sirios en un campo de refugiados del valle de Bekaa en el este de Líbano. Foto: ACNUR / Sam Tarling
Niños sirios en un campo de refugiados del valle de Bekaa en el este de Líbano. Foto: ACNUR / Sam Tarling

09 de enero, 2018 — Más de la mitad de los refugiados sirios en Líbano viven actualmente en condiciones de pobreza extrema y más de tres cuartas partes viven por debajo del umbral de la pobreza, de acuerdo a una encuesta realizada por tres agencias de Naciones Unidas (ACNUR, UNICEF y el PMA).

Tras siete años del inicio del conflicto en Siria, la evaluación anual de la vulnerabilidad de los refugiados en Líbano indica que el 58% de los hogares viven con menos de 3 dólares al día por persona, cifra que representa un aumento del 5% respecto al año 2016.
El número de hogares que viven por debajo de la línea de pobreza -menos de 3,84 dólares al día- también se incrementó.

El portavoz de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), William Spindler, apuntó las condiciones de largo deterioro que sufren estas personas.

“Muchos de ellos salieron de su país llevando algunas pertenencias, algunos ahorros. Después de varios años en el exilio, en el caso de algunos seis años, esos ahorros han desaparecido y se ven cada vez más sumidos en la pobreza”, dijo.

El gasto promedio de cada hogar es de 98 dólares por persona al mes, y casi 9 de cada 10 refugiados está endeudado ya que han de pedir dinero prestado para comida, gastos de salud y pagar el alquiler de sus viviendas.

Otros retos a los que se enfrentan los refugiados son la inseguridad alimentaria, que afecta de algún modo al 91% de los hogares, y la obtención de la ciudadanía legal que dificulta la capacidad de encontrar trabajo, registrar matrimonios y aumenta las posibilidades de ser detenido.

 

 

FUENTE DE LA INFORMACION: http://www.un.org/spanish/News/story.asp?NewsID=38661#.WlT4S7zibcs

 

 

 

Dejar respuesta