Operarios de los servicios de extinción de incendios trabajan en la zona de Zamanes, Vigo. (EFE)
Operarios de los servicios de extinción de incendios trabajan en la zona de Zamanes, Vigo. (EFE)

De repente, y en pleno octubre, el fin de semana ha llevado a Galicia la peor oleada de incendios de la última década, que provocó la muerte de dos personas que se vieron atrapadas por las llamas en el interior de una furgoneta y la de otra persona en Carballeda de Avia, Ourense. En ese mismo municipio se dan por desaparecidas otras dos personas. Más de 200 fuegos declarados, cortes de tráfico en autopistas y miles de personas desalojadas de sus casas… La situación más dramática se vive en el sur de la comunidad, y muy especialmente en el entorno de Vigo, en cuyo cinturón forestal avanzaban este domingo sin control media docena de incendios, con dos destacados sobre los demás: uno en Ponteareas, cuyo frente alcanzó los cuatro kilómetros de longitud, y otro en Gondomar. Este último obligó a desalojar a los más de 2.000 habitantes de la población de Vincios y de varios núcleos próximos.

La situación empeoró conforme avanzaba la noche en Vigo, una ciudad que se vio literalmente cercada por el fuego. Hacia la medianoche, cientos de personas salieron a la calle para cortar el avance de unas llamas que llegaron a las mismas puertas del centro urbano. En la avenida de Europa, que une la ciudad con la playa de Samil, o en la plaza de España, bomberos y vecinos luchaban para extinguir decenas de focos que se multiplicaban sin explicación en los lugares más insospechados. La factoría de PSA Peugeot Citroën y otras naves del polígono vigués de Balaídos fueron desalojadas a última hora de la noche.

Un frente de llamas sobre la parroquia viguesa de Valadares. (EFE)
Un frente de llamas sobre la parroquia viguesa de Valadares. (EFE)

En medio de la mayor sequía de su historia, según la demarcación hidrográfica Miño-Sil, y en un fin de semana en el que las temperaturas han alcanzado en muchos puntos los 35 grados, en Galicia permanecían activos a última hora de este domingo decenas de grandes incendios, que de acuerdo con el último recuento han devorado en solo dos días 4.800 hectáreas. Hay incendios en cuatro parques naturales: Ancares, Xurés, Fragas do Eume y O Courel.

ANTONIO VILLARREAL

El fuerte viento dificulta las tareas de extinción. El director general de Montes de la Xunta, Tomás Fernández-Couto, ha asegurado hoy que no existe “falta de medios” de extinción y ha argumentado que son “las condiciones de viento” las que hacen “imposible” extinguir los incendios. En declaraciones a la Televisión de Galicia, el responsable de los montes gallegos ha explicado que la comunidad vive “situaciones de angustia y de riesgo muy importantes” por la “oleada de actividad delictiva homicida”. A pesar de que se produjeron 210 fuegos en las últimas horas, el Gobierno autonómico no tiene “ningún dato que pueda sostener la existencia de tramas organizadas”, aunque ve “más que evidente” la intencionalidad y que son “fuegos provocados“. “Hablamos de delincuencia, una delincuencia peligrosa para la población y homicida”, ha continuado Fernández-Couto.

Pinche aquí para ver las imágenes de los incendios.
Pinche aquí para ver las imágenes de los incendios.

Además de múltiples carreteras secundarias, tres grandes arterias de comunicación del sur de Galicia, las autopistas AG-57 y A-52 y la circunvalación de Vigo VG-20, permanecieron cerradas al tráfico durante horas, atrapando a miles de conductores. En la A-52, en las inmediaciones de A Cañiza, dos agentes de la Guardia Civil que viajaban con sus familias y no se conocían entre sí decidieron retirar las medianas de la autopista y organizar el desvío de tráfico de los vehículos, entre cuyos ocupantes se vivieron escenas de pánico al verse cercados por las llamas. Los agentes también obligaron a dar la vuelta a los vehículos que se encontraban atascados en el túnel de A Cañiza, de más de dos kilómetros. La situación afectó asimismo a las conexiones por ferrocarril, con varias vías cortadas que afectaron entre otros al tren nocturno entre Vigo y Barcelona.

Un total de 11 incendios tienen nivel 2 de alerta, que supone una situación de riesgo real para la población. Los más peligrosos para las viviendas son los registrados en BaionaChandrexa de Queixa, Baños de Molgas, Ponteareas, As Neves, Salvaterra de Miño, Gondomar, Cervantes, San Cristovo de Cea, Noceda y Paderne de Allariz.

La proximidad del fuego a las viviendas ha obligado a desalojar a miles de vecinos, muchos de ellos en Vigo. Pero es en Baiona y en Vincios donde la amenaza para las casas está siendo mayor, hasta que a última hora la situación se descontroló para la ciudad olívica. Efectivos de la Guardia Civil y de la Policía Nacional comenzaron a desalojar por la tarde a los habitantes de Vincios, muy cerca de Vigo, y de los núcleos próximos de Devesa y Sobreira. Fuentes de la Policía Nacional señalaron que incluso han tenido que romper las ventanas de algunas viviendas para sacar a personas mayores del interior. En Baiona ascienden a nueve los lugares en los que está decretada la situación 2 por la proximidad del fuego a las viviendas, según informó la Consellería do Medio Rural.

A última hora del domingo, la proximidad de las llamas al campus de laUniversidad de Vigo, en Beade, obligó a desalojar la residencia de estudiantes. Por el momento se desconoce el número de personas que se encontraban en el interior de la residencia en el momento en el que fue decretada la evacuación. La Universidad de Vigo ha suspendido las clases este lunes, lo mismo que una decena de colegios de la ciudad.

La Xunta informó de una “elevada actividad incendiaria, con clara intencionalidad y virulencia” durante el fin de semana, una situación que ha llevado al Ministerio del Interior a decretar la situación Operativa 1, lo que permite que la comunidad autónoma pueda emplear medios extraordinarios, es decir, los de la Unidad Militar de Emergencias. Alberto Núñez Feijóo, que visitó el centro de coordinación de Santiago, aseguró que el Gobierno gallego está luchando contra las condiciones climatológicas adversas y contra los fuegos que entran a Galicia desde Portugal, donde las llamas han dejado cinco víctimas mortales.

Feijóo compareció ante los medios acompañado por el delegado del Gobierno en Galicia, por el teniente coronel de la Unidad Militar de Emergencias y por el director general de Ordenación Forestal. El presidente denunció la “actividad incendiaria homicida” y precisó que se trabaja en medio de la situación climatológica “más adversa posible”, con una sequía continuada y vientos “cada vez más intensos”. “Las condiciones de hoy nunca las habíamos vivido en esta década”, afirmó. También precisó que algunos de los fuegos llegan desde Portugal tras traspasar el río Miño. “Están jugando con vidas”, advirtió Feijóo, que admitió que la situación es “preocupante”.

Moita forza a xente q loita contra lume… arde Galiza en outubro! Q desastre😢 Hai que cambiar modelo forestal e despoboamento.

Desde la oposición, en las redes sociales, el BNG calificó de “irresponsable” al Gobierno de la Xunta, mientras que su portavoz nacional, Ana Pontón, pedía “cambiar modelo forestal y despoblación”. El portavoz de En Marea, Luis Villares, alertó de que “la sequía de ideas de la Xunta asola el país”. El nuevo secretario general del PSdeG, Gonzalo Caballero, mostraba mientras su “honda preocupación” por el fuego y calificaba de “fracaso” la política de prevención de la Xunta de Feijóo.

La Unidad Militar de Emergencias (UME) ha anunciado que en las próximas horas llegarán a Galicia 500 militares procedentes de Valencia, Madrid y Zaragoza para reforzar las labores de extinción, que se sumarán a los 300 activos durante el fin de semana.

El Ministerio de Medio Ambiente ha enviado 29 medios aéreos y cuatro Brigadas de Refuerzo a Galicia, Castilla y León y Principado de Asturias

El Ministerio de Medio Ambiente ha enviado 29 medios aéreos y cuatro Brigadas de Refuerzo contra Incendios no solo a Galicia, sino también aCastilla y León y al Principado de Asturias, donde existe igualmente una intensa actividad incendiaria. Al incendio de Ponteareas se han enviado cuatro aviones anfibios de 5.500 litros de descarga de las bases de Torrejón en Madrid y de Matacán en Salamanca, así como uno de Comunicaciones y Observación de la base de Valladolid.

También se ha desplazado un helicóptero Kamov de 4.500 litros de la base de Plasencia del Monte al incendio de As Neves, así como un avión anfibio al incendio de Gondomar y otro de gran capacidad al de Baiona. Otro avión del ministerio se desplegó en San Cristovo de Cea (Ourense), según informó el departamento de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.

 

 

 

 

https://www.elconfidencial.com/espana/galicia/2017-10-15/incendios-oleada-caos-sur-galicia_1461254/

Dejar respuesta