Chuche y la máquina de nubes, obra que demuestra que el amor todo lo puede

0
36

Sones y leyendas mexicanas son los protagonistas de la puesta en escena Chuche y la máquina de nubes que inició temporada en el Foro La Gruta del Centro Cultural Helénico para, a través de marionetas, contar una aventura mágica e inigualable.

Todos los domingos en punto de las 13:00 horas hasta el 22 de julio, esta obra con la dramaturgia de Oswaldo Valdovinos, invita a chicos y grandes a ser partícipes de una divertida, pero también dramática y tétrica historia, no escasa de algunos peligros.

Y es que el pequeño Chuche, un niño hecho de cajas de cartón, tiene que rescatar a su abuelo Chocho, un pescador que al ir en busca de peces, llega a la cueva sagrada de Crac Crac, el hacedor de nubes y accidentalmente deja escapar a dos serpientes que son los espíritus del agua.

Ante este hecho, Chocho es capturado y Chuche va en busca de su abuelo. Para liberarlo, el pequeño deberá vencer sus propios miedos, ya que Crac Crac le advierte que sólo dejará ir a Chocho cuando recupere a las dos serpientes que no deben andar sueltas pues generan tormentas, huracanes y hasta maremotos.

Así, Chuche emprende la búsqueda de los dos seres, llamados Curri y Curra, que han huido a la cueva del diablo, donde el pequeño se encuentra con diversos personajes salidos de cuentas y leyendas, como brujas, moscos gigantes, víboras y hasta un perro que, de nombre Alsuh, al final se convierte en su aliado.

Para vencer a las serpientes del agua, quienes gustan del fandango, Chuche tiene que ganarles en una batalla de baile de sones tradicionales, entre los que suenan rítmicas melodías como La Bamba.

Chuche y la máquina de nubes demuestra que el amor filial, en este caso por los abuelos, puede convertir al protagonista en todo un valiente para superar las adversidades en esta mágica aventura, en la que ante los riesgos, Chuche “casi pierde sus dientes”.

Esta puesta en escena hecha a partir de sones mexicanos, bajo la dirección del propio dramaturgo Oswaldo Valdovinos y María Teresa Adalid, retoma diversos mitos y leyendas.

El eje central es la leyenda de El Tajín y los siete truenos, además de otros mitos que hablan de las nubes que se forman en las cuevas, los moradores de las montañas y los valles, así como de los espíritus del agua.

El objetivo de la obra es generar emociones en los niños a través de la música, en este caso de los sones mexicanos, que son interpretados en vivo por Daniel Pérez, Yair Hernández y Manuel Serna, armados con jarana, requinto jarocho y cajón.

Chuche y la máquina de nubes cuenta también con las actuaciones de María Teresa Adalid, Itzel Casas, Oswaldo Valdovinos y Mónica miranda, quienes dan vida a los diversos personajes que, a manera de títeres, participan en esta entrañable y divertida historia.

Apta para infantes a partir de tres años y con una duración de 45 minutos, Chuche y la máquina de sueños ofrecerá temporada hasta el domingo 22 de julio.

Las funciones son todos los domingos a las 13:00 horas en el Foro La Gruta del Centro Cultural Helénico, ubicado en av. Revolución 1500, colonia Guadalupe Inn y las localidades tienen un costo de $150.

Información: En el Foro La Gruta

 

 

https://www.gob.mx/cultura/prensa/chuche-y-la-maquina-de-nubes-obra-que-demuestra-que-el-amor-todo-lo-puede

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.