COLUMNA SUR

0
227

HÉCTOR NARVÁEZ

LA RED ODEBRECHT
Tengo mis dudas del vídeo que ha circulado sobre –como lo dijo AMLO ayer en su mañanera– de las maletas de billetes en las oficinas del Senado de México, aunque parece que ya se empieza a ver “el caminito” de este bochornoso caso de corrupción.
En esta trama, hay un personaje clave que debe de preocupar a quienes se vieron involucrados en los sobornos para aprobar “la reforma energética”: Marcelo Odebrecht.
El presidente de esta transnacional se reunió con varios de la clase política del país y que nos mostraría la ruta y la red que se tendió en por lo menos dos sexenios.

SALPICÓ A TODOS
Los años claves de todo este entramado son del 2010 al 2014. Felipe Calderón ya dejaba la Presidencia y dos años más tarde se la entregaría a Enrique Peña Nieto.
En estos cuatro años, se asegura que la empresa brasileña pagó alrededor de 10 millones y medio de dólares, más de 200 millones de pesos, para recibir contrarios de obra pública en estas administraciones federales y que al final le habría dejado una ganancia de 39 millones de dólares, casi tres veces más de lo que invirtió.
También hay que recordar que esta compañía obtuvo participación en las refinerías de Minatitlán en Veracruz, la de Tula en Hidalgo y la de Salamanca en Guanajuato, que eran parte de Pemex, y en las cuales hubo adjudicación directa, pagos a sobreprecio y ampliación irregular del presupuesto.
Fue parte del resultado de los viajes que Marcelo Odebrecht hizo a México. El brasileño se reunió con el entonces Gobernador de Veracruz, Javier Duarte, hoy detenido por actos de corrupción en su administración.
Antes, estuvo en la entonces residencial oficinal de Los Pinos con el que aún era Presidente de México, Felipe Calderón, en donde también hizo presencia el Director de Braskel –filial de la transnacional–, Carlos Fadigas, otro hombre clave que también sabe mucho de lo que hicieron en este país para comprar conciencias.
Enrique Peña Nieto, reconoció que se reunió con Marcelo Odebrecht: una como Gobernador del Estado de México, la otra como precandidato hacia el 2012, la siguiente después de resultar electo y la última en funciones, por finales del 2013, durante la aprobación de “la reforma energética”.
En sus declaraciones de los ejecutivos de la empresa, aseguran que hablaron en este periodo con los gobernadores de todo el país –leyeron bien–, de todo el país. Y quienes recibían favores, fuertes cantidades de dinero y hasta algunos hicieron intercambio en especie como materiales para construcción.
En resumen, este es un caso de corrupción que penetró a las más altas esferas y alcanzó todos los niveles del Gobierno de México, sin importar el partido político. Prácticamente, salpicó a todos.

MILES DE MILLONES DE DÓLARES
Mientras nos presentaron un vídeo en donde se ven maletas de billetes en pesos mexicanos, lo que se narró en la Corte Federal de Nueva York fue un tanto diferente.
Calderón en su momento dio a conocer un contrato que firmó Pemex Gas y Petroquímica Básica con Braskem y Grupo Idesa, para suministrar gas etano y con ello le iban a comprar 60 mil barriles de este combustible diariamente a Etileno XXI.
Por eso, Odebrecht se comprometió en construir el que sería el complejo más grande en América Latina: Complejo Petroquímico Etileno XXI, en Coatzacoalcos.
La brasileña, consiguió no solo el apoyo del Presidente de la República, sino también del mandamás en Veracruz, el poderosísimo priísta Fidel Herrera, quien no solo le heredó el poder a Javier Duarte, sino también este pacto económico y de corrupción: en un principio está obra costaría los 2 mil millones de dólares y al final superó los 5 mil millones de dólares, como 100 mil millones de pesos actuales.
De ahí, hoy en día se sabe que fueron 11 contratos importantes entre 2009 y 2012 que recibió esta empresa y que todos habrían generado pérdidas para los gobiernos en turno.
Precisamente en el mismo año que se aprobó “la reforma energética”, Odebrecht confesó al Gobierno de los Estados Unidos que había pagado un soborno de varios millones de dólares a un alto funcionario de una empresa estatal. Ahora conocemos que se trata de Emilio Lozoya, el que fue el Director de Pemex con Peña Nieto.
Sin embargo, esto no detuvo a la transnacional en sus actos de corrupción y de ser beneficiada con el erario, pues en el 2014 ganó la licitación –también de esta entidad–, a través de su filial Tag Pipelines para la construcción del tramo dos del gasoducto “Los Ramones” y que recorre Nuevo León, San Luis Potosí y Tamaulipas, con un costo de 935 millones de dólares, más de 18 mil millones de pesos.
El asunto es tan delicado, que metió en problemas legales al entonces presidente de Brasil, Luis Inacio Lula da Silva, al aceptar una reunión con su entonces par, Felipe Calderón y haber utilizado su cargo para beneficiar a la empresa.
Y porque fueron miles de millones de dólares que manejó Odebrecht y de los cuales repartió a casi todos los mandatarios y políticos de una gran parte del mundo.
Mientras, en México, como que ya vamos conociendo la ruta que realizó para acceder el poder y hasta doblegarlo, en este país que pareciera que se convirtió en el paraíso para estos empresarios brasileños.
La historia, apenas empieza. Esperamos que al final conozcamos realmente la verdad y no la que nos quieran presentar.
Moraleja: Lo del agua… ¡Al agua!
Comentarios: ¡Le dijeron que no!
César Amín González Orantes, pidió una reunión en el PRI. Y fue directo al punto: ser candidato para el 2021 en la segunda ciudad más importante de Chiapas.
La respuesta fue un rotundo NO. Y le agregaron que aún no son los tiempos. Molesto, porque aseguran que reprochó todo el apoyo que le ha dado a este partido, se fue a buscar asilo al PAN, en donde también le dijeron que debería de esperar. Ahora, cuentan que tiene hasta pensado irse como candidato independiente, en donde también estaría en “veremos” si le dan chance. ¿Habrá entendido que le dijeron que no?
¡Se le acabó la fiesta!
Daniela Estrada Choy, la alcaldesa de Villa Comaltitlán, ahora sí tendría serios problemas, por los cheques que no firmó su tesorero, lo cual podría acarrearle que le caiga el peso de la ley en Chiapas, en donde “se acabó la impunidad”.
Pero, aparte de eso, se le olvidó que su empleado, mejor conocido como “Betiquin”, es muy conocido en este municipio y tiene a una gran familia metida en la política local, que le arruinarían su futuro político. Ni modos… ¡Se le acabó la fiesta!
hectornarvaez@hotmail.com
Cel. 9642823259
Facebook: hector.narvaez.96
Recuerda que me puedes leer en El Observador Ciudadano de Chiapas. Y en 22 medios más, en Oaxaca y en Quintana Roo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.