COLUMNA SUR

0
1281

HÉCTOR NARVÁEZ

¿A DÓNDE VAMOS A PARAR?
¿Ya se dieron cuenta que la mayoría de los gobernadores del país están involucrados en los sobornos de Odebrecht?
Desde un Javier Duarte del PRI, pasando por un Miguel Barbosa de Morena y terminando por un Francisco Domínguez del PAN.
Por eso, parafraseando al gran canta-autor Marco Antonio Solís, hago la pregunta: ¿a dónde vamos a parar?

¿Y ESOS SON LOS MANDATARIOS?
Como lo escribí esta semana en este espacio, la corrupción de la empresa brasileña escaló de tal manera en el Gobierno de México que penetró en todos sus niveles.
El veracruzano Javier Duarte, daba y recibía regalos en su “merecida abundancia” cuando fue Gobernador, que no le importó que se inyectara agua con azúcar a los niños con cáncer con tal de hacerse del dinero público.
Miguel Barbosa, que se supone ha sido izquierda desde el PRD y ahora miembro distinguido en “la 4T”, se compró la casa de Miguel de la Madrid valuada en por lo menos 10 millones de pesos. Un lujo, que ni siquiera los priístas y panistas se han dado.
O Pancho Domímguez, que no es la primera vez que se ve involucrado en un escándalo como ahora de que su secretario tenía las maletas que servirían para sobornar a los Senadores para aprobar la reforma energética, pues anteriormente le ventilaron una grabación telefónica en el que negocia varios millones de pesos mensuales.
Y así están la mayoría en todo el país, involucrados o con la sospecha de que han participado en actos de corrupción.
Bueno, hasta el Gobernador independiente de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón, “El Bronco”, quien prometió como candidato a la Presidencia si ganaba, de que les mocharía la mano a estos delincuentes de cuello blanco, pero en el estado ha beneficiado a su familia.
¿Esto son los mandatarios de México? ¿Los que tienen el control de nuestras entidades, que cada una de ellas poseen grandes riquezas?
Por eso es que los pueblos no avanzan. Por la clase de personas que han llegado y siguen llegando como gobernadores.

¿ESTO CAMBIARÁ?
La mayoría de los ciudadanos quisieran seguir creyendo y confiando que las cosas van a mejorar, pero desgraciadamente cada día que pasa, ese deseo se va transformando en un sueño guajiro.
Morena, tenía la gran oportunidad de hacer la diferencia. Nada más que ensució su movimiento al permitir la entrada de muchos corruptos del pasado como Manuel Bartlett, que es casi lo peor del PRI, con todo y su autoritarismo.
Y ahora con el caso Lozoya y Odebrecht, el asunto lo han tomado como estrategia para favorecerse en las próximas elecciones, en lugar de hacerle justicia a los mexicanos ante uno de los peores saqueos.
Desde Palacio Nacional, se enfocan más contra los priístas y panistas, pero no hablan nada de los que estuvieron en el PRD y se pasaron a Morena y también recibieron esos sobornos.
Así, convirtieron este asunto en un método para someter a los adversarios, cuando deberían de entregarle buenas cuentas al pueblo.
No tardará que el Gobierno Federal se arrepienta por el mal manejo de este caso, como ha sucedido con otros temas, entre ellos lo de la pandemia. Y que trate de meterle reversa o crear un distractor, para que las masas se olviden del asunto.
Pero, muy difícil que, a estas alturas, al “tigre que han despertado” se le olvide tan fácilmente lo de Odebrecht.
Y sí va a golpear a las elecciones. Nada más que va a golpear a todos los partidos. Porque casi, si no es que todos los políticos, recibieron una parte de esos billetes que aparecen en las maletas.
¿Habrá un cambio en la política en México? Lo veo muy difícil.
Sobre todo, tomando en cuenta que no hay voluntad de un solo gobernante por aplicar las leyes.
¿A dónde vamos a parar? No lo sé. Lo que sí conozco de sobra, es que no hay pueblo que aguante tanto.
Y eso, ya debería de preocuparle a esta clase política nacional que mantiene este sistema de partidos.
Porque puede llegar un momento en que no les crean ni lo que comen.
Moraleja: Tanto va el agua al cántaro… ¡Que se rompe!
Comentarios: ¡Uno más!
El ahora líder de los Diputados Federales del partido oficial y quien fue Senador del PRD y en el 2015 se cambió a Morena, ya lo señalan los propios morenos de haber recibido su tajada del pastel de Odebrecht.
Sobre todo, porque aseguran que fue en su momento uno de los promotores del “Pacto por México”, que ahora tanto cuestiona su partido. ¡Uno más!
¡La excepción!
En Chiapas, hay un personaje que va haciendo la diferencia a cada paso que da: Marcelo Toledo.
Como diputado local y presidente de la JUCOPO, ha hecho un buen trabajo y cumple con los ideales de Morena. No por nada lo quieren como candidato para la alcaldía de Tuxtla. ¡Es una excepción, de miles!
¡Nos leemos el lunes!
hectornarvaez@hotmail.com
Cel. 9642823259
Facebook: hector.narvaez.96
Recuerda que me puedes leer en Informativo AX de Oaxaca. Y en 22 medios más de Chiapas y Quintana Roo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.