COLUMNA SUR

0
1890

HÉCTOR NARVÁEZ

LA FURIA DE LAS BASES
Se escuchará el trueno de los rayos. Los fuertes vientos azotarán. Y sonarán los tambores de lucha.
Es la militancia que se empezará a mover en estos días, para no permitir más imposiciones de los grandes jerarcas o los que se creen los dueños del hoy partido predominante.
Es la tormenta en Morena. Una tormenta que provocaron los que se aprovecharon de las elecciones del 2018. Y que ahora no saben qué hacer para detener la furia de las bases.

DESPERTÓ EL GIGANTE
Desde la semana pasada que trate lo de “la rebelión de la aldea”, en donde busque narrar la declaración de los morenos de Tuxtla Chico, mi celular no ha dejado de sonar con llamadas y mensajes.
La mayoría de los simpatizantes y militantes en Chiapas, si no es que todos, están en contra de que su partido –el que empezaron a construir en el 2014 junto con Andrés Manuel López Obrador–, vaya en alianza con el Verde Ecologista.
Y bueno, esta inconformidad que ha escalado en los últimos días no solo en este último estado del sureste mexicano, así también en otras entidades, ya era anunciada desde el año pasado.
Las vueltas que da la vida: porque los que llegaron de otros partidos y “se colaron” en las candidaturas que los llevó a los cargos que hoy ocupan, nunca creyeron que las bases tuvieran el suficiente valor para hacer este tipo de manifestaciones.
Incluso, “los infiltrados” o los que vienen de los partidos llamados “los de la mafia del poder”, pensaron que podían seguir haciendo de las suyas al desplazar a los demás e imponer candidatos en el 2021, como sucede en Chiapas con las alcaldías.
Ahora, con estas protestas, los que pueden llegar a influir en las decisiones de las próximas candidaturas serían “los fundadores”. Y eso, arruinaría los planes que ya se trae el otro grupo desde tiempo atrás.
El gigante que estaba dormido ha despertado. Un gigante que, sin temor a equivocarme, se encuentra muy enfurecido.
Pero, ¿qué harán los dirigentes de Morena?

QUIEREN JUSTICIA
En esto se aplica aquella leyenda de que “solo el pueblo puede salvar al pueblo”.
Y es precisamente una parte de aquel pueblo que votó el 2018 y que participó de lleno para llevar a la Presidencia a López Obrador, el que ahora está emprendiendo esta lucha.
Hoy, si no hay cambio de planes, los morenos empezarán a tomar los comités estatales. Y si siguen sin tener respuesta, se van a protestar a la dirigencia nacional.
Ahora, la pregunta es obligada: ¿Y en dónde está Mario Delgado? ¿Qué hace el nuevo dirigente nacional de Morena para atender a sus militantes inconformes?
Lo mismo sucede en cada uno de los estados, como en Chiapas con Ciro Sales, que lo único que hacen es aplicar “la política del avestruz”: esconder su cabeza bajo tierra.
Como también lo escribí la semana pasada en este espacio: ¿será que no les importa esta situación? ¿O, como ya es costumbre, intentarán minimizar las protestas?
Con todo este jaloneo, lo que está quedando en evidencia, es que una buena parte de los líderes de Morena, no tienen la capacidad.
Es más, muchos de ellos no andan “la camiseta bien puesta” del partido, porque llegaron impuestos y obedecen a intereses de otros grupos.
Y como ya también lo adelanté en este espacio: si no son removidos de esos puestos, la misma militancia los hará a un lado y no los tomarán en cuenta en las próximas elecciones.
Está sucediendo en Chiapas con Ciro Sales, quien desde hace meses camina en los municipios, pero no para hacer bien las cosas, sino para meter a militantes de otros partidos y repetir la osadía del 2018.
Los morenos entienden perfectamente que este dirigente estatal no se manda solo y que atiende las órdenes de Eduardo Ramírez Aguilar, actual Senador de Morena venido del Verde, y de Manuel Velasco Coello, el ex Gobernado y hoy Senador pluri del PVEM, ambos del grupo de Ricardo Monreal, el que encabeza al equipo “de la burbuja” o los infiltrados en el Senado.
Pero, también los militantes saben que, si hoy Morena es lo que es, fue porque ayudaron desde repartir el periódico “Regeneración”, ir casa por casa hasta los rincones más apartados y hacer “la coperacha” para los gastos de campaña.
Y que si bien son los “de a pie” y no están ambicionando los cargos, también es claro que buscan ser tomados en cuenta: que se les haga justicia y que les den lo justo.
Si no, se ha desatado una verdadera furia de las bases, que es probable que ni “el Gran Tlatoani” pueda detenerla.
Moraleja: Quien siembra males… ¡Cosecha tempestades! Eso sucedió con varios políticos que se aprovecharon de Morena
Comentarios: ¡Serán como borregos!
Aseguran que los nuevos partidos nacionales Redes Sociales Progresistas y Fuerza Social, traerán mucha paga para las próximas elecciones. Y que, en primera instancia, servirán para que el Gobierno Federal tenga alternativas con sus candidatos. La otra, es que ayuden a dividir el voto de la oposición.
Serán como borregos. No solo porque traerían lana de sobra. Porque también moverán a otros borregos, para que caigan en la trampa.
Por último: ¡Ahora los discapacitados!
En Chiapas, no es suficiente con las quejas de “Jóvenes Construyendo al Futuro”, “Sembrando Vida” y “Becas Benito Juárez”, ahora también con el apoyo a los más vulnerables.
La denuncia de ayer de César Carballo Sangeado, un importante militante de Morena, vuelve a demostrar las graves irregularidades en los programas sociales en este estado, el más pobre del país. Y que al Súper-Delegado, José Antonio Aguilar Castillejos, le sigue valiendo. ¡Que mal estamos!
Mi Cel. 9642823259
Facebook: elperiodistamx y hectornarvaezmx
Recuerda que me puedes leer en 23 medios en Chiapas, Oaxaca y Quintana Roo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.