COLUMNA SUR

0
1276

HÉCTOR NARVÁEZ

ESTAMOS A MEDIAS
Así llegamos al segundo año del Gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador.
Los resultados no son nada buenos, sobre todo cuando se nos prometió que estaríamos mejor.
Nos encontramos a medias –tanto en salud, seguridad y en economía–, y lo cual refleja la desatención al pueblo.

LOS DESCUIDOS
Recordamos perfectamente aquella imagen, de diciembre del 2018, cuando el hombre que ganó históricamente en las elecciones, tomaba posesión de la Presidencia.
Una persona que llegaba con el respaldo de más de 30 millones de ciudadanos que lo eligieron en las urnas.
Y que era alguien que no pertenecía ni al PRI ni al PAN. Venía de un partido de nueva creación y de la izquierda.
Sin embargo, en estos 24 meses, nos ha quedado a deber mucho. No tanto el cambio que nos prometió, pero sí que mejorarían las cosas.
En materia de seguridad, seguimos en las mismas, con la presencia de los grupos delincuenciales en las diferentes regiones del país.
Una buena parte de las carreteras siguen intransitables, porque los que se atreven a hacerlo, los asaltan. Y los robos en ciudades importantes son “el pan de cada día”.
Mientras, que a la Guardia Nacional se sigue viendo que no es Guardia ni es Nacional. Está metida en otros asuntos, menos en contrarrestar la inseguridad.
En la salud, sigue reprobado el Gobierno Federal, sobre todo con la pandemia, que continúa cobrando víctimas.
Aunque este fue un problema mundial, pero las autoridades mexicanas tuvieron información desde principios de año de como venía evolucionando el coronavirus desde Wuhan y no aplicaron las medidas preventivas.
Nunca la actual administración tomó en serio la contingencia sanitaria y ahí están las consecuencias, con las muertes que llegamos a la fecha.
Y, por último, la economía. De por sí que ya venía en picada y con la pandemia se agudizó.
Aunque los hombres y mujeres que nos Gobiernan digan que “les cayó como anillo al dedo”, el contraste es muy marcado. Sobre todo, con cientos de miles de personas que perdieron su empleo y su fuente de ingreso.
Las empresas medianas y pequeñas siguen cerrando desde los meses que azotó el coronavirus y las cuales hasta la fecha no reciben ningún apoyo. No tanto que las autoridades se dediquen a rescatarlas, pero por lo menos debieron de darles créditos.
Son tres rubros importantes que AMLO ha descuidado en sus dos años de Gobierno. Y que puede complicar aún más la situación por la que atraviesa el país.

¿OTRO AÑO ASÍ?
Ayer me preguntaban en un noticiario de Tapachula: ¿cómo vendrá “la cuesta de enero” para el 2021?
No solo es mi apreciación, sino también de los especialistas: será un año muy difícil.
Y “la cuesta de enero” se puede convertir en “la cuesta de febrero” y hasta en “la cuesta de marzo”.
Las señales son claras, por lo menos para los empresarios, que ya no pueden costear los gastos que tienen.
En Chiapas, el ejemplo más claro es con los industriales de la masa y la tortilla, quienes se vieron obligados a aumentar el precio de este indispensable producto de la canasta básica en los hogares, días antes de que entráramos a diciembre, cuando estábamos acostumbrados a que esa alza se diera antes del 24 o del 31 o a principios de cada año.
Aunque parece que este será el primero de otros incrementos que se esperan para finalizar el 2020. Y de ahí, podría subir hasta por las nubes los demás productos y servicios, como el transporte público.
Ya lo han dicho los economistas y los que conocen el mercado y el movimiento del dinero: el año que viene no creceremos económicamente.
A lo que aspiramos para el 2021 es que empecemos a salir del bache y que comiencen a recibir ingresos los que no han obtenido poco o nada en estos meses tan difíciles y encima de eso se han tenido que endeudar.
De lo contrario, veremos que se disparará la inseguridad en las regiones que están en números rojos y en aquellas en donde se encuentran hasta la fecha con índices medios.
Pero, también que el Gobierno Federal no se quede “de brazos cruzados” como lo ha hecho en estos dos años, ante los grandes problemas y desafíos. Y que por lo menos se ponga a trabajar, para enfrentar un escenario desfavorable para México.
Porque otro año así de descuidos y de tratar todos los asuntos del país “a medias”, creo que muy difícil lo aguantará “el pueblo bueno y sabio”. Ojalá que haya un poco de atención de “la 4T” en el 2021 y no solo se dediquen a ganar las elecciones.
Moraleja: ¡El horno ya no está para bollos!
Comentarios: ¡A todo lo que dan!
Las encuestas están “hasta en la sopa”, de cara al proceso electoral del año entrante. Y en el segundo año del Presidente AMLO, no podían pasar desapercibidas.
Algunas serias, han entregado el resultado negativo para el mandatario. Y otras, lo mantienen en un nivel regular, que también no es nada bueno, porque ha venido a la baja de manera precipitada. Pero, los sondeos están a todo lo que dan. Y aún falta lo mero bueno.
¡La tecnología es su fuerte!
“La Maestra” no se ha quedado rezagada y se ha actualizado a los avances. Le ha servido para enfrentar al Estado opresor que desde sexenios busca desaparecer a los sindicatos, sobre todo el del magisterio.
Es por eso que no se duda que RSP no solo es el nombre de un partido. Y que veremos parte de lo que ya saben hacer en las elecciones del 2021. Porque la tecnología es su fuerte de la lideresa.
Por último: ¿A poco no sabían?
Eso de que se quemara ayer una bodega con “huachicol” en la Sierra de Chiapas, evidencia otra vez que las autoridades de Protección Civil no hacen su trabajo o son comparsa.
Porque no es el único lugar en esta región en donde se guarda combustible de contrabando. Por eso, hago la pregunta: ¿A poco no sabían? Ojala que hagan algo, para evitar otro caso similar y desgracias mayores.
Mi Cel. 9642823259
Facebook: elperiodistamx y hectornarvaezmx
Recuerda que me puedes leer en Ojo Crítico. Y en 22 medios más en Chiapas, Oaxaca y Quintana Roo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.