COVID-19: El tiro de gracia a la economía mexicana

0
600

Víctor Manuel Aguilar Gutiérrez

 

 

 

Apenas cerramos 2019 con la mala noticia en materia económica de un decrecimiento que no se había visto en México en años. El pasado 30 de enero, el INEGI dio a conocer las cifras oficiales: estimó que durante el último trimestre de 2019 el Producto Interno Bruto de #México no presentó variación trimestral y cayó (-)0.3% a/a vs 2018-T4; con ello, el PIB habría disminuido (-) 0.1% para todo el año 2019. Las causas de este mal resultado económico, sin duda, fueron internas. En el resto del mundo las economías registraron buenos resultados, en promedio se tuvo crecimiento económico. Siendo poco severos con la actual administración federal podemos atribuirlo a una curva de aprendizaje por ser el primer año de este gobierno, por no decir, la ineptitud de quienes toman las decisiones económicas. En el discurso se culpó a las administraciones anteriores, “nos dejaron un cochinero” dijeron.

En 2020 la situación cambia radicalmente, el entorno internacional ya no es tan favorable como sí lo fue en 2019 y cuestiona duramente tanto los proyectos anunciados como las grandes obras del sexenio, así también,  echa abajo el discurso populista, ideológico y manipulador del presidente. La realidad ha alcanzado a la 4T.

La caída en los precios internacionales del petróleo, si bien obedece a una coyuntura, nos hace reflexionar sobre la fragilidad de apostarle en el futuro a este energético que además de inestable en sus precios presenta una disminución en la tendencia de su demanda. En este momento construir una refinería parece una decisión poco prudente, por no decir, estúpida. Además de que los costos de construcción se disparan por el aumento, también histórico, de la paridad del dólar; la demanda o el consumo disminuirán agregándole el riesgo de la inestabilidad en el precio del petróleo y sus derivados. En otras palabras se produciría caro y se vendería barato, lo cual en vez de generar ganancias por cada venta se estarían generando pérdidas. Esta lógica, que obedece más a un criterio ideológico que económico, es totalmente opuesta a la lógica de cualquier negocio.

El alza en el precio del dólar impacta directamente el índice de inflación, es decir, en un aumento generalizado de precios en los productos,  ya que se presiona a subir los precios debido a un alto componente de piezas y materias primas importadas que incrementan el costo de los bienes y servicios. El alza del precio del dólar tiene su explicación en la disminución de dos fuentes de divisas para México como son los ingresos petroleros, por la caída en los precios que anteriormente se comentó, y por la disminución del turismo internacional debido al efecto provocado por el llamado “corona virus”.

En este entorno de altos precios del dólar para este año, la construcción de una refinería en Dos Bocas, del Tren Maya o del aeropuerto de Santa Lucia hace que el costo de estas obras se dispare. En otras palabras, en este año sale mucho más caro construir o continuar estas obras, sobre todo porque  tienen un horizonte a largo plazo, es decir, no se verán los beneficios inmediatos. Estas tres grandes obras tienen también otros cuestionamientos. En el caso de la refinería de Dos Bocas, anteriormente ya se comentó ampliamente sobre ella, solo habrá que incluir los inconvenientes técnicos del lugar donde se pretende construir. En el caso del Tren Maya, su construcción sin duda, provocará devastación en la zona destruyendo la selva y recursos naturales  que sí generan riqueza en el futuro y destruirlos inevitablemente empobrecerá a las comunidades de la región. En el caso del aeropuerto de Santa Lucia, diversas autoridades aeronáuticas han advertido los inconvenientes técnicos y en seguridad que presenta el proyecto. En resumen la construcción de la refinería de Dos Bocas, el Tren Maya y el aeropuerto de Santa Lucía son inviables a todas luces desde aspectos de mercado, técnicos, económicos, ecológicos y/o sociales.

Por si fuera poco, las medidas para contener la pandemia mundial del virus COVID-19 o “corona virus” han paralizado la economía nacional. Esto significa que las familias ya tienen problemas para cubrir sus necesidades diarias. Las economías locales compuestas por microempresas se están viendo severamente afectadas, porque representa la verdadera fuente riqueza para el país y de ingresos para las familias.

Para este gobierno, en el discurso dice defender a los pobres, pero en las acciones se muestra más preocupado por lo electoral. En plena cuarentena con solo la presencia de los diputados federales de Morena y PT, aprobaron la posibilidad de su reelección como legisladores para las próximas elecciones, además de que, en diversos congresos estatales los diputados locales de morena promueven temas como la legalización del aborto y otros triviales, dejando a un lado la prioridad nacional que en este momento representa la salud y la economía de los mexicanos.

Es momento que el presidente actúe con responsabilidad y como estadista, que tome las medidas necesarias para salvaguardar la salud de todos y en lo económico, que se implementen ya, medidas contra cíclicas. Por si no tienen idea aquí unas sugerencias: acelerar adquisiciones de gobierno con enfoque descentralizado y pagando inmediatamente, dar prioridad empresas locales y a la microempresa familiar, acelerar las obras a nivel local, ya sea estatales o municipales, contratando empresas locales para su realización. Este es el momento en que se debe aplicar el gasto público sin mezquindades. El reto también es evitar caer en la tentación de hacer un uso inadecuado de partidas estratégicas como el Fondo de Estabilización o las reservas internacionales para cubrir déficits en el presupuesto público.

Inevitablemente el resultado económico para este año no será nada bueno, pero está en manos de nuestro gobierno que los efectos se reduzcan para las familias mexicanas. En este espacio estimamos que aun con medidas adecuadas, la economía podría decrecer hasta en un (-) 5% para este año, pero si no se toman medidas este decrecimiento puede llegar hasta en un (-) 10% o más.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.