EL BIEN MAYOR …

0
1220

EL BIEN MAYOR …

La medicina neoliberal que el Presidente aplica para mantener a flote la economía.

Opinión de Víctor Manuel Aguilar Gutiérrez

@aguilargvictorm

 

Después de los pronósticos apocalípticos sobre el desastre económico por el triunfo de Andrés Manuel López Obrador y MORENA, a la luz del tiempo vemos que los principales indicadores se mantienen con leves movimientos. Afortunadamente la profecía no se  ha cumplido.

A pesar de las fuertes presiones económicas tanto el dólar, el precio de la gasolina, y el índice de inflación no presentan movimientos bruscos; sin embargo, otros indicadores no han tenido la misma suerte como el empleo y los pronósticos sobre la tasa de crecimiento económico para este año y el siguiente. También la calificación a la deuda soberana como país se ha visto afectada, las calificadoras como Fitch, Moody´s, S&P, y otras han venido degradando este indicador de acuerdo a su metodología.

Por otro lado, “Juan Pueblo” percibe que aunque no hay un alza generalizada de precios, si ve que su poder adquisitivo ha disminuido porque perdió su empleo, porque le redujeron el sueldo, porque sus ventas han disminuido o porque sus deudores no le pagan, y porque todavía no le llegan los mentados apoyos de los programas de Bienestar o no le son suficientes. Simplemente no hay dinero.

Esto no es casual, la explicación de cómo se han mantenido los principales indicadores macroeconómicos a flote lo encontramos en la aplicación de las políticas neoliberales más crudas para un pueblo de por si empobrecido. Esta política económica de “shock” consiste en retirar efectivo del mercado. Solo con este argumento encontramos una explicación lógica de por qué  el retraso en ejercicio presupuestal y la llamada “austeridad republicana”.

En los últimos días la Cámara Nacional de la Industria de la Construcción hizo una importante advertencia sobre el ejercicio presupuestal “En Oaxaca es escasa la inversión en obra pública, tal como lo advierten los especialistas, si el gobierno federal no reorienta el rumbo económico, vamos directo a una etapa de recesión”, y según nota de Carlos Alberto Hernández publicada en El imparcial, El mejor diario de Oaxaca, el 13 de julio pasado, el Observatorio Nacional de la Construcción (ONC) detalló que de 392 mil 163 millones de pesos, programados en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2019, apenas han sido contratados 71 mil 763 millones de pesos, lo que representa un avance del 19%…” En algunas dependencias las cifras son alarmantes “… como el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (FONATUR) lleva apenas  1%, la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA) y el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) tienen 7% de avance, de manera respectiva, y el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los trabajadores del Estado (ISSSTE) 6%”.

Finalmente es el pueblo “bueno y sabio”, quien está pagando los platos rotos, a costa  de su propio bienestar. La pobreza lejos de disminuir aumentará en la misma proporción de los recortes presupuestales. Cuando hablamos de crecimiento económico, nos referimos al tamaño de la cobija económica que de por si no cubre a toda la población. Cuando los pronósticos de crecimiento económico disminuye, se refriere a que la expectativa es que el tamaño de la cobija se achicarápor lo que más mexicanos quedarían descubiertos económicamente.

En 1988 cuando Carlos Salinas de Gortari toma posesión como presidente, aplicó estas mismas políticas para estabilizar la economía que en ese entonces la inflación llego a ser hasta del 159% anual. Sabedor de las consecuencias sociales de la aplicación de este tipo de políticas y para contrarrestar esos efectos crea el Programa Nacional de Solidaridad. En este escenario Andrés Manuel López Obrador se convierte en un líder tabasqueño de alcance nacional.

La diferencia de ese entonces con este momento es que el actual presidente recibió indicadores económicos estables. Y son las políticas gubernamentales las que distorsionan al ambiente económico, como consecuencia se aplica medicina neoliberal para mantener la economía  a flote con las consecuencias antes descritas.

La renuncia de Carlos Urzúa como Secretario de Hacienda, provoca inquietudes ya que se consideraba como una de las pocas personas sensatas dentro del gabinete.  Pasó de ser el héroe de la estabilidad económica al neoliberal culpable de la “austeridad republicana”.

La lógica de estas medidas es cruel, si no hay dinero no hay ventas y los precios no suben, es decir, se controla la inflación. Si no hay dinero tampoco se presiona la compra interna de dólares, y ayuda a mantener el precio estable. De esta forma también las tasas de interés también se equilibran.El precio de mantener estos indicadores económicos con este tipo de política económica mal aplicada, lejos de abatirla genera más pobreza.

La economía debe verse sin ideología, más con la razón y sin perder de vista el objetivo que es la persona. El ejercicio presupuestal es necesario, es mejor gastar mal que no gastar. La “austeridad republicana” está resultando una medida neoliberal que está ahorcando la economía de ese pueblo que se dice defender. Todavía es tiempo de corregir.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.