EL BIEN MAYOR …

0
1059

La necesaria participación de la Sociedad Civil

Opinión de Víctor Manuel Aguilar Gutiérrez

@aguilargvictorm

En los últimos treinta años México ha pasado de tener una democracia representativa a una democracia participativa. Durante el periodo presidencialista la sociedad estaba organizada en sectores, sindicatos y cooperativas, todos ligados al partido oficial. Cada uno con un líder que representaba al sector correspondiente y finalmente el presidente que los representaba a todos. Una organización vertical controlada por el poder. Un régimen corporativista.

Sin embargo, desde los años ochenta específicamente desde el terremoto de 1985, la sociedad empieza a tomar conciencia de su poder cuando se organiza. El empoderamiento de la sociedad civil organizada logra ganar terreno durante los siguientes años. La política gubernamental cambió. De ser un aparato obeso, autoritario y de control, el gobierno paso a adelgazarse, a ser solo un administrador y a desregular muchas actividades en las que mantenía una vigilancia estricta. La sociedad civil organizada fue ocupando los espacios que el gobierno dejó.

No todas las organizaciones son benéficas para la sociedad. Aún persisten organizaciones sobre todo de corte campesino y laboral creadas desde la época presidencialista o que mantiene ese esquema, y actualmente solo medran con el presupuesto o extorsionan a la actividad productiva del país. En días pasados diversas organizaciones campesinas realizaron movilizaciones con el fin de presionar al gobierno para recibir recursos públicos, lo mismo hicieron en su momento durante el sexenio de Vicente Fox. En ese tiempo, Fox terminó cediendo con los llamados “Acuerdos para el Campo”.

Este tipo de organizaciones mediante la presión y movilizaciones logra presupuestos para proyectos del campo, sin embargo, a los beneficiarios les quitan partes importantes de esos recursos por “pagos de gestión”, esos recursos incompletos son utilizados muchas veces en proyectos que ni siquiera son del campo. Además, de que los beneficiarios quedan comprometidos para participar en mítines políticos y votar a favor de quien se incline la organización. Con respecto a este tipo de organizaciones es aplaudible que el gobierno federal no ceda y entregue los recursos directamente a los beneficiarios.

Por el contrario, existen otras organizaciones de la sociedad civil que incluso no requieren de recursos gubernamentales, viven de recursos de otros organismos internacionales o de sus propias fuentes de financiamiento.

Existen otras organizaciones que funcionan correctamente, le sirven a la sociedad y necesitan de los recursos públicos para sobrevivir.

Si bien la actual política es entregar recursos públicos solo a beneficiarios directos, algunos organismos de la sociedad civil requieren del apoyo gubernamental para cumplir sus fines, en muchos casos con mayor eficiencia y eficacia que si lo hiciera el mismo gobierno. Quitar presupuesto a organismos de la sociedad civil que son exitosos es una forma de frenar a la misma sociedad civil en su conjunto.

Existen organizaciones de la sociedad civil para atender prácticamente cualquier tema; sin embargo, requieren de coordinación entre ellas para de manera articulada lograr mejores resultados.

Uno de los organismos que se ha dedicado a promover la participación de la sociedad civil con una visión amplia es la COPARMEX. La Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX) es un organismo empresarial pero que se ha tomado muy en serio la promoción de la participación de la sociedad civil.

Desde su creación COPARMEX se ha interesado mucho en los temas de vertebración social. La vertebración social es “La vertebración social expresa la sociabilidad humana, la cual no se agota en el Estado, sino que realiza en diversos grupos intermedios, comenzando con la familia y siguiendo por los grupos económicos, sociales, políticos y culturales, los cuales como provienen de la misma naturaleza humana, tienen su propia autonomía, sin salirse del ámbito del bien común”.

Ningún cambio podrá consolidarse sin la participación organizada de la sociedad por ello se requiere: “Desarrollar la fuerza suficiente de la sociedad para lograr que la transición sea real, constructiva, integral y pacífica”.

El actual gobierno ha manifestado que desconfía de las organizaciones de la sociedad civil, solo reconoce a aquellas que aplauden incondicionalmente las acciones de la actual administración. Esto representa un retroceso que apunta al viejo corporativismo, y al retroceso de la democracia participativa a la democracia representativa.

La maduración de nuestra democracia y de la misma sociedad pasa por una participación organizada de los ciudadanos a través de organismos de la misma sociedad. El gobierno en sus tres niveles debería sumarse a la promoción de la participación de la sociedad civil. El no hacerlo o por el contrario destruir los avances en el camino de la participación, solo nos conduce al indeseable camino del autoritarismo.

Sin embargo, la sociedad deberá seguir avanzando con el apoyo de este gobierno, sin el apoyo de este gobierno o a pesar de este gobierno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.