EL BIEN MAYOR …

0
1725

La falacia del desarrollo social sin crecimiento económico

Víctor Manuel Aguilar Gutiérrez

 

El desarrollo económico tiene que ver con la distribución de la riqueza y con la calidad de vida de la población, mientras que el crecimiento económico con la generación de la riqueza y la cantidad de riqueza. Para hablar del bien común en términos económicos indiscutiblemente nos tenemos que referir a estas dos facetas de una economía.

En días pasados el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) dio a conocer que en su comparación anual, el PIB del país tuvo una contracción de 0.4% (el resultado fue negativo) frente al mismo periodo de 2018, aunque en comparación al trimestre anterior tuvo un ligero crecimiento de 0.1%.

La actividad secundaria o industrial cayó 1.8%, mientras que la terciaria o servicios el crecimiento fue nulo con una tasa de 0.0%. El sector primario o agropecuario se expandió 5.3%, detalló el INEGI.

El Indicador Mensual del Consumo Privado en el Mercado Interior (IMCPMI) disminuyó 0.3% durante agosto, respecto al mes inmediato anterior, con cifras desestacionalizadas.

A lo anterior, el Presidente aseguró que “tiene otros datos”: “Tengo otro dato. Abajo, en el pueblo, tiene afortunadamente, recursos, desde luego que hay pobreza, muchas necesidades, pero ahora hay más dinero circulando abajo, que antes y eso lo puedo probar, primero porque se están dispersando fondos en beneficio de los pobres, como no se hacía antes. Este año se van a destinar 300 mil millones de pesos”.

“Imagínense lo que es destinar 125 mil millones de pesos en pensiones para adultos mayores o 20 mil millones para 200 mil sembradores del sureste, nada más en Chiapas; 80 mil sembradores que están recibiendo un jornal de cinco mil pesos mensuales, constante, no es empleo temporal. 11 millones de becas, 65 mil millones de pesos”.

Para el Presidente, el dato relevante del INEGI radica en que por cinco meses se mantiene la inflación a la baja y dentro de los márgenes del Banco de México (del 3%, más-menos un punto porcentual).

El pasado jueves 14 de noviembre el Banco de México (BANXICO) anunció una baja en su tasa de interés de referencia de .25 puntos porcentuales quedando en 7.50%. En este espacio hemos pronosticado que cerrará en 7.25% ya que se espera otro recorte antes de finalizar el año. La mala noticia es que BANXICO también prevé un menor crecimiento económico para 2019 y 2020 al estimado.

El titular del ejecutivo remató que “esa información del INEGI, ayuda a entender lo que está sucediendo. Es muy importante destacar todos los datos, no uno. Imagínense la importancia que tiene de que no tengamos un problema de inflación, que el peso no se deprecie, la importancia que tiene que se estén creando empleos, que esté aumentando el salario”. El presidente señala que se ha avanzado en desarrollo económico desestimando los resultados presentados en crecimiento económico.

Analizando los datos anteriores y el discurso presidencial, encontramos que si bien se ha dado una importante dispersión de recursos a la población del orden de 300 mil millones de pesos de acuerdo al presiente, estos no logran activar la economía por que los altos presupuestos destinados a las grandes obras del sexenio no se han aplicado  y aunque no se ha dado a conocer existe un subejercicio importante en este 2019 que es sin duda lo que causa la baja en el crecimiento económico.

La baja inflación y de la tasa de interés de la cual presume la 4T se debe a la aplicación (consciente o inconscientemente) de medicina neoliberal, la falta de circulante en los mercados ha presionado para que los precios se mantengan, es la misma medicina que en su momento aplicó Carlos Salinas de Gortari. Este remedio generó los 40 millones de pobres que el actual Presidente siempre criticó a Salinas. La actual tasa de desempleo es la más alta en los últimos años.

El discurso apologético de la 4T es que existe una recesión mundial, lo cual es parcialmente cierto, porque en México existen condiciones para que los resultados en crecimiento económico fueran mucho mejores.

La aplicación estratégica del presupuesto es clave para lograr los resultados que se desean. Sin embargo, este año las deficiencias y discrecionalidad en las decisiones provocaron una mala distribución afectando a sectores que producen sobre todo artículos suntuarios. No por el hecho de ser artículos suntuarios significa que lo sean para el conjunto de la economía ya que muchas familias dependen de la producción y comercialización de este tipo de productos.

Para distribuir riqueza hay que crearla, de otra forma lo único que se distribuye democráticamente es la pobreza, lo cual resulta mucho más sencillo. La única forma de que la riqueza que se crea sea suficiente para cubrir las necesidades de una población es manteniendo un crecimiento económico superior a la tasa de natalidad y que permita abatir rezagos. Se estima que esta tasa debe ser de alrededor de 6 o 7%, nada que ver con los resultados actuales.

El presumir de un desarrollo económico sin crecimiento económico es una falacia, en pocas palabras “atole con el dedo”. En esta curva de aprendizaje se requiere humildad para reconocer y corregir errores sin culpar fantasmas del pasado.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.