EL BIEN MAYOR …

0
3055

La pandemia y los precios internacionales del petróleo cuestionan severamente al discurso de la 4T

Opinión de Víctor Manuel Aguilar Gutiérrez

@aguilargvictorm

 

Diversos acontecimientos externos pero que impactan directamente a México cuestionan severamente las políticas adoptadas por el presidente de la república y la llamada 4T. El eje central del paradigma presidencial ha sido el enfoque hacia el interior, los programas sociales, el combate a la corrupción y el control unipersonal del presidente por encima de la ley. Hoy el mismo gabinete camina dividido y en dirección diferente a lo que el presidente dice. La realidad cuestiona fuertemente al discurso presidencial.

Los programas sociales se han vuelto un barril sin fondo, cada día absorben más presupuesto y no habrá dinero que alcance para cubrirlos. Esto ha provocado que la administración pública en su conjunto prácticamente no cuente con recursos para operar, quizá los casos más visibles para los ciudadanos son la situación de escasez en los hospitales y en el sector salud en general. Se ha pasado de la austeridad republicana a la pobreza franciscana. Esta situación ha provocado que la Secretaria de Hacienda y Crédito Público (SHCP) busque cómo financiar tanto los programas sociales como las necesidades prioritarias de la administración pública. Mediante argucias técnicas y legales le han pellizcado a fondos estratégicos para la seguridad financiera del país.

Uno de los fondos en que la SHCP puso la mira es el Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios (FEIP), el cual tiene la finalidad de compensar una disminución de los ingresos del gobierno federal por debajo de lo estimado en la Ley de Ingresos de la Federación del ejercicio fiscal presente, con el objetivo de sin realizar recortes en el gasto, cumplir con el Presupuesto de Egresos.

Sin embargo, para 2020 los recursos del FEIP, estimados hasta septiembre de 2019 en 260 mil 185 millones de pesos, se reducirían fuertemente, pues de acuerdo con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), el gobierno quiere darle un mordisco a dicho fondo de 149 mil 598 millones de pesos, el cual quedaría con menos de la mitad (42.5%), sin contar los 20 mil millones de pesos, recursos que se utilizaron para comprar las Coberturas Petroleras para el presente año. Existe la tentación, incluso de algunos legisladores afines al presidente lo han expuesto, de utilizar las reservas internacionales con el fin de financiar los programas gubernamentales. La baja de los precios internacionales del petróleo, agudizará las presiones presupuestales, quizá algunos se alegren porque vean la gasolina bajar de precio, pero en el futuro esto se le cobrara con creces. De seguir así, inevitablemente el gobierno tendrá que recurrir a incorporar nuevos impuestos, al alza de los impuestos existentes o al endeudamiento.

Por otro lado, la pandemia del COVID 19 o corona virus, además de evidenciar la falta de importancia que el presidente le da a este tema y el retraso de las instituciones para reaccionar, puede hacer que México sea uno de los países más afectados por descuido de sus autoridades. El sector salud no cuenta con el presupuesto para enfrentar un problema de este tipo, lo cual podría traducirse en una alta tasa de mortandad por este motivo.

Tarde o temprano, tendrán que tomarse medidas drásticas que paralizarán la actividad del país y tendrá repercusiones económicas. Durante los últimos días, el peso ya tiene presión cerrando su paridad con el dólar en el nivel más alto registrado, así también la Bolsa Mexicana de Valores tuvo una caída del 7%. Este entorno evitará que México crezca, peor aún estimamos una caída del PIB de por lo menos el 5% para este año si no se toman oportunamente las medidas contra cíclicas adecuadas.

Es momento de que se aprendan lecciones, es momento de que se deje a un lado el discurso ideológico y se responda a las realidades. La actual debilidad de las instituciones hará difícil este proceso. El gabinete tendrá que actuar con el apoyo del presidente, sin el apoyo del presidente o a pesar del presidente. No hacerlo exhibirá a un gobierno incompetente.

La realidad ha alcanzado a la 4T, el reto va más allá de lo electoral. Es hora de las definiciones y de corregir el rumbo. Seguir por el mismo camino llevará al colapso del país no solo en lo económico sino en la salud y en la vida de los mexicanos. A las cifras más altas en la historia de homicidios y feminicidios, habrá que agregarle las muertes por aborto legal, las muertes por falta de medicinas y falta servicio médico, y ahora también las muertes, que esperemos sean mínimas, por el trato tardío de un problema que internacionalmente lleva semanas anunciando que en cualquier momento llegará a México.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.