EL BIEN MAYOR…

0
1988

La realidad del COVID-19 en Oaxaca

Víctor Manuel Aguilar Gutiérrez

@aguilargvictorm

 

 

 

Desde que en diciembre pasado, los medios de comunicación dieron a conocer el peligro de una pandemia por el surgimiento de un nuevo virus en China llamado COVID-19 o “coronavirus”, la percepción de los mexicanos y oaxaqueños en particular fue que se trataba de un problema de salud ajeno a nuestra realidad cercana. La posición individual frente a esta noticia fue diversa. Para algunos esto no es más que una mentira con algún propósito político; para otros, esto es producto de “conspiraciones”; otros más lo miraron como un problema de salud serio. Pero, sea cual sea la posición individual, lo cierto es que los enfermos y los muertos por los efectos de este virus son reales. Finalmente esta realidad nos alcanzó. A continuación se comparte información proporcionada por fuentes del sector salud.

Hace dos meses cuando empezaban los primeros casos de COVID-19 en Oaxaca, los casos eran aislados y se contaban con los dedos de una mano. Por tal motivo, para poder monitorear la existencia del virus en Oaxaca, se tomaban muestras para estudios a todo paciente sospechoso. Al correr las semanas, y evidenciar que ya se tenía transmisión activa, es decir que ya había transmisión de persona a persona en la ciudad capital del Estado, se dejaron de tomar muestras a los casos leves y se determinó muestrear sólo a los hospitalizados, notificando como sospechosos a todos aquellos pacientes que se comunicaron vía telefónica o acudieron a alguna unidad de salud, incluso casos que resultaron positivos en laboratorios privados se están contabilizando como sospechosos.

De acuerdo a los datos reportados el viernes 15 de mayo (es importante considerar que los casos se cortan a las 13 horas y se dan a conocer a las 19 horas) se notificaron 1386 casos, de los cuales 232 casos entran como sospechosos y 785 casos se descartaron por prueba de laboratorio, reiterando que son casos que llegaron a algún hospital o unidad de salud pública. Los casos sospechosos quedan a la deriva, lo mismo acatarán el aislamiento social, o quizás no, y eso nunca lo sabremos. Significa entonces que esos casos que sí son positivos aunque se contabilizaron como sospechosos, no se les está dando el seguimiento adecuado por parte del sector salud, por lo que estarían esparciendo como aerosol partículas que presumiblemente llevan el virus y que están en espera de encontrar otro reservorio, es decir otra persona para poder albergarse en su sistema respiratorio y reproducirse. Ahora esa cifra de sospechosos que han sido notificados o identificados, hay que sumarle los casos que andan por ahí sin que se tenga conocimiento de ellos.

En nuestro Estado llevamos 64 muertos, cuando que hace un mes no llevábamos ni 5. En esta semana se elevó considerablemente a grado de tener en promedio de 3 a 4 por día. El alza en estas cifras se da a raíz de que la gente se volcó a las calles las dos últimas semanas, por lo que esta semana repuntaron los casos, a grado tal de saturar los hospitales disponibles. El Hospital Regional de Alta Especialidad de Oaxaca (HRAEO), ha comunicado que no puede ya recibir más pacientes porque están completamente saturados. Se abrió emergentemente el hospital de Mantecón — llamado Hospital General de la Mujer y el Niño Oaxaqueño — y lo está operando la SEDENA; sin embargo, el grave problema que están enfrentando, es que el poco personal que habían contratado está renunciando, no obstante que no se contrató al personal suficiente. Para agravar la situación, trabajadores de salud, denunciaron despidos por falta de presupuesto de al menos 100 trabajadores de áreas como Atención Médica, Promoción a la Salud, y la Unidad de Inteligencia Epidemiológica y Sanitaria (UIES).

Luego entonces, el panorama que nos espera para el sector salud es demasiado crítico, ya que hay varios médicos y enfermeras contagiados y enfermos, y ya se han tenido defunciones de personal de salud. Al momento en que se escriben estas líneas, el sector salud reportó en Oaxaca 75 casos de trabajadores de salud con COVID-19, de los cuales 34 son médicos, 37 enfermeras y 4 de diferentes áreas.

Es importante resaltar que los datos presentados por las autoridades son representativos, ya que al no realizarse pruebas a la totalidad de la población, ni siquiera a todos los sospechosos, no se conoce con exactitud el número de infectados y mucho menos quienes. De acuerdo al Doctor Hugo López-Gatell Ramírez, ​​​​​​​Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud del Gobierno Federal, para tener una aproximación se deberán multiplicar las cifras por ocho, algunos otros sugieren un número mayor.

Después de Oaxaca de Juárez, San Antonino Castillo Velasco y Santa María Atzompa, son los municipios que de acuerdo a la información del sector salud, cuentan con mayor número de infectados en el Estado. Es importante destacar que estos municipios realizaron “tianguis” y fiestas masivas en desacato a las instrucciones de confinamiento y ahora sufren las consecuencias.

Nos enfrentamos a una enfermedad nueva de la cual no hay vacuna o tratamiento estandarizado en ninguna parte del mundo, por lo que sólo queda seguir medidas preventivas como el confinamiento en casa. En Oaxaca, de acuerdo a lo anunciado por las autoridades de salud, el “pico” se espera en el mes de junio, por lo que no es tiempo todavía de relajar las medidas de prevención. Aunque la mayoría de la población necesita regresar a sus actividades productivas para comer, será la prudencia de la gente la que nos permita salir con mayor éxito de este reto de salud que se nos presenta.

 

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.