El Bien Mayor…

0
2600

El derecho de los padres a educar a sus hijos

Víctor Manuel Aguilar Gutiérrez

A propósito de los derechos humanos y la defensa de las libertades, hoy muy necesarias para fomentar la democracia y el bienestar de cada uno de los mexicanos: la libertad de conciencia, de creencia, de expresión y la de los padres a educar a nuestros hijos, entre otras. La vulneración a esta última fue una de las razones que impulsó en años recientes el surgimiento de movimientos de la sociedad civil para su defensa, ahí se sumaron millones de padres de familia para pedir al gobierno anterior y marcadamente al gobierno actual, eliminar la intromisión de ideologías en las escuelas de nuestros hijos.

En la actual Declaración Universal de Derechos Humanos, se plasmó el derecho de los padres a elegir la educación que prefieren para sus hijos, y resalta el hecho de que este principio se incluya entre los básicos que un Estado no puede negar o manipular. Aunque pueden auxiliarse de instituciones como la escuela, los padres son siempre los principales responsables de la educación de sus hijos, como lo señala esta Declaración.

Estos tratados internacionales son de observancia obligatoria para nuestro país, incluso se encuentran en el mismo rango jerárquico que nuestra Constitución Política. La Declaración Universal de Derechos Humanos, firmada por México desde 1948, señala en su artículo 26.3: “Los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos”.

Lo mismo dice la Convención Americana de Derechos Humanos en su art. 12.4: “Los padres, y en su caso los tutores, tienen derecho a que sus hijos o pupilos reciban la educación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones”.

Son los padres de familia quienes tienen el deber y la obligación de educar a sus hijos. La escuela nunca suplirá esta responsabilidad. La indispensable instrucción sobre las ciencias, las artes, y el conocimiento en general son algunas de las disciplinas que son competencia de las escuelas, pero no pueden sustituir la educación que la familia puede dar.

Los padres de familia tienen el derecho de educar a sus hijos como a ellos mejor les parezca, darles la formación escolar que ellos escojan. Corregir a los hijos es otro derecho que tienen los padres y que deben ejercer sin tanto temor a equivocarse, por supuesto, siempre respetando su dignidad como personas.

La legislación reconoce estos derechos a través del ejercicio de la patria potestad que es el poder que ejercen los padres o ascendientes sobre sus hijos descendientes menores de edad o no emancipados. En esta relación debe imperar el respeto y la consideración mutuos, cualquiera que sea su estado, edad y condición.

Los padres de familia tenemos el derecho de educar a nuestros hijos con base en nuestras convicciones éticas y morales, el estado debe apoyarnos mas no imponer una educación ideológica. Una de las herramientas que algunas legislaciones han promovido para salvaguardar el derecho de los padres es el “pin parental o veto parental” a una política educativa que permite que los padres puedan decidir si sus hijos acceden a ciertos contenidos educativos en particular.

“El pasado 5 de Julio, la secretaria Olga Sánchez Cordero, dio a conocer un comunicado donde afirma que las reformas estatales conocidas como ‘Pin Parental’ vulneran los derechos de la niñez y la adolescencia. Agrega que se afecta el Interés Superior de la Niñez al impedir que niñas, niños y adolescentes reciban educación sexual y reproductiva y que se opongan a una educación laica y científica”. Frente esta declaración la Unión Nacional de Padres de Familia se pronunció: “Nada más contradictorio en sí mismo, los padres de familia no nos oponemos a la educación sexual, sino que denunciamos estos supuestos que destituyen la ciencia por una ideología que quieren imponer a nuestros hijos a través de la educación. Ya somos 5 estados de la República (Nuevo León, Aguascalientes, Querétaro, Guanajuato y Chihuahua) que presentamos iniciativas a favor de que los padres podamos decidir sobre los contenidos en la educación sexual o ideológica que ven nuestros hijos en las escuelas. Ante esto, la secretaria Sánchez Cordero argumentó que de aprobarse estas reformas, las autoridades competentes podrían considerarlas inconstitucionales”, (https://www.milenio.com/politica/pin-parental-piden-imponer-ideologias-genero-escuelas).

Este posicionamiento, ha causado controversia y la preocupación que la Secretaría de Gobernación, violente el estado de derecho y pretenda imponer su ideología particular y la del gobierno federal sobre los intereses de la nación, ya que a todas luces se viola la Declaración Universal de Derechos Humanos y la Convención Americana de Derechos Humanos. Se viola también, la soberanía de los Estados como en los casos de  Aguascalientes, Nuevo león, Chihuahua, Querétaro y Guanajuato en una intromisión a sus Congresos Locales que no le corresponde; y trata de intimidar a los diputados que han presentado estas propuestas y a los que en otros Estados pudieran presentarlas o aprobarlas.

Un importante número de padres de familia en voz de organizaciones de la sociedad civil como el Frente Nacional por la Familia, Iniciativa Ciudadana, la Unión Nacional de Padres de Familia entre otras, demandan:

1. Que la secretaria Olga Sánchez Cordero se abstenga de interferir en el ámbito legislativo porque no es un área de su competencia sino un poder distinto y contrapeso democrático para la república.

2. Que deje de vulnerar la soberanía de los estados que tienen su Congreso legislando con normalidad democrática, es decir, diputados ELECTOS por la sociedad con la libertad plena de proponer y debatir.

3. Que deje de atentar contra la patria potestad y el derecho inalienable de los padres a escoger la educación que reciban sus hijos, porque éstos no son propiedad del Estado.

4. Que cumpla con su deber de respetar las leyes mexicanas que están obligadas a cumplir con los tratados internacionales firmados por México y que garantizan los derechos de los padres.

5. Que deje de amedrentar a quienes no piensan como ella y, especialmente, que cese en su intento de establecer su propia ideología usando métodos intimidatorios, sino que atienda las tareas asignadas a su cargo sin distracciones y con responsabilidad.

En el caso de la Secretaría de gobernación está claro que ha desatendido sus funciones enfocándose en temas ideológicos de interés particular de su titular, incluso en contraposición con las instrucciones mañaneras del propio presidente. Este tema es delicado pues se trata de la educación y formación de nuestros hijos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.