EL BIEN MAYOR …

0
3291

Como construir ¿una dictadura?

Opinión de: Víctor Manuel Aguilar Gutiérrez

@aguilargvictorm

Con más de treinta millones de votos que representan alrededor del 53% de la votación y después de prácticamente 18 años de campaña finalmente Andrés Manuel López Obrador, gana la presidencia de la república. Por la forma en que logra el triunfo, así como, por los anuncios que hasta ahora ha hecho ya como presidente, nos llevan a reflexionar sobre el paralelismo con otros personajes principalmente latinoamericanos que han seguido una ruta similar, gobiernos de “izquierda” de corte “populista”, que se prolongan en el poder y rayan en lo que se podría definir como una dictadura. Frente a treinta años de gobiernos “neoliberales” que, aunque lograron estabilizar la economía y mantener indicadores macroeconómicos sanos, no fueron suficientes para que se percibieran como mejoras en el bolsillo de la mayoría de los ciudadanos, así también, el desgaste natural en el ejercicio del poder los posicionó en el imaginario colectivo como gobiernos corruptos, lo cual creó una especie de desesperanza en el electorado. Ante ese escenario, López Obrador, se presenta a sí mismo como víctima de las administraciones de Vicente Fox y Felipe Calderón, y logra capitalizar políticamente los errores del presidente Enrique Peña Nieto. Lo anterior, le permitió construirse una imagen de “honesto” sacudiéndose la mala imagen de sus entornos cercanos, emigra de un PRI viejo a un PRD nuevo y cuando este último se desgasta crea su propio partido que por ser de reciente creación está libre de cualquier señalamiento, lo que permite mantener limpia y renovada su imagen de “caudillo”. López Obrador logra “empatizar” con el pueblo, al resumir en frases cortas, sentidas demandas de la población con soluciones casi milagrosas, por lo que en los procesos electorales de 2006 y 2012 , en amplios grupos de la población es visto como un “charlatán” con poca credibilidad a sus propuestas, pero poco a poco cambia la percepción y ya en el proceso electoral del 2018 es visto como un “mesías” o “iluminado” seguido con una fe ciega a sus propuestas y a cada palabra que pronuncia, construyendo algo más cercano a una feligresía que a un electorado. El perfil psicológico del caudillo se puede resumir como poco tolerante al fracaso y a la frustración, no admite que nadie lo contradiga, ni propios ni extraños, por lo que como dijera José Alfredo Jiménez, “su palabra es la Ley “. Hay que reconocerle su persistencia y paciencia. En este marco, el primero de julio, una amplia mayoría construida por quienes bajo una lógica democrática buscaron darle oportunidad a quienes no han gobernado, más como una revancha contra el PAN y el PRD que como una reflexión lógica a las oferta política, vota ciegamente por MORENA sin analizar ni los nombres ni los detalles de las propuestas de los candidatos, por otro lado, los jóvenes percibieron como propuestas novedosas fórmulas que en el pasado ya se aplicaron en México en los años setentas y no funcionaron, llegando como consecuencia a alcanzarse en los años ochenta una inflación de 160% anual y un alza diaria del dólar. Con el triunfo electoral, MORENA no sólo gana la presidencia de la república, sino también la mayoría en la Cámara de Senadores y en la Cámara de Diputados, adicionalmente de gubernaturas y la mayoría en los congresos locales. Desde 1997, ningún presidente había tenido tanto poder. De la misma forma de aquella frase “el Estado soy yo” que se le atribuye a Luis XIV, López Obrador, se entiende a sí mismo como “el Pueblo soy yo”. Contrario al federalismo, anuncia el nombramiento de super delegados en cada estado quienes manejarán los programas sociales, buscando tener un control sobre cada entidad por encima de los gobiernos locales. Así las cosas, el único contrapeso que le queda al Poder Ejecutivo Federal es el Poder Judicial, con quien entra en conflicto por el asunto de los salarios, pero en el fondo busca el control, a través de nombrar ministros a modo y desacreditar la actuación de éste ante la opinión pública, lo que ha provocado incluso agresiones a personal del poder judicial por turbas inconformes. Estas acciones, propias de una monarquía absoluta acercan más al nuevo presidente a Maximiliano que a Benito Juárez, quien también fue ministro de la Suprema Corte de Justicia. Por otro lado, el tipo de decisiones autoritarias disfrazadas de pueblo y el perfil de su equipo de trabajo lo asemeja más a Porfirio Díaz con todo y sus “científicos” que a Madero. Por otro lado, regresa la residencia presidencial a Palacio Nacional símbolo de poder desde el Virreinato dejando “los Pinos” residencia que Lázaro Cárdenas instituyó para los presidentes. Por ahora, la inercia de las promesas de campaña le permitirá al nuevo gobierno mantener viva la esperanza de cambio en sus electores, pero en tres años cuando ya se resienta el desgaste gubernamental por las consecuencias de las decisiones tomadas, entonces, los programas sociales serán el instrumento que les permita mantener el control electoral necesario y reelegirse, si así lo desean, ya sea como persona o como partido. Los programas sociales son prioritarios para este objetivo porque les permitirá mantener apoyo político a pesar de una economía destrozada, aunque a la larga los mismos fondos con los que se financian estos programas provienen de esta economía, entonces buscará culpar a alguien, algún “complot” o “mafia del poder” a quien echarle la culpa, y al pueblo no le quedará otra que seguir las indicaciones del soberano para recibir los apoyos de los cuales dependerá económicamente cada familia, tal como ha sucedido en Venezuela y otros países cuyos gobiernos han emanado de partidos políticos que forman parte del Foro de Sao Paulo. Finalmente, le corresponderá al pueblo “bueno” y “sabio” tomar las mejores decisiones en las siguientes jornadas electorales y no dejarse llevar por el canto de las sirenas. Solo el tiempo permitirá evaluar si las decisiones hoy tomadas por el nuevo gobierno tendrán los resultados esperados en beneficio de México.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.