EL BIEN MAYOR …

0
1908

 

 

El mundo surrealista que nos tocó vivir.

Opinión de: Víctor Manuel Aguilar Gutiérrez

@aguilargvictorm

 

Existe un cuento llamado “el traje nuevo del emperador” o “La fábula del rey desnudo” atribuido a Hans Christian Andersen, que dice:  …  En un lejano país, su monarca se entera que unos famosos sastres están de paso por su reino. Sin perder tiempo, los convoca para que le confeccionen su mejor indumentaria. Los sastres, luego de disfrutar un buen tiempo los beneficios que le brinda la vida en la corte del Rey, le comunican que han terminado su trabajo y anuncian a quien quiera escucharlos que han confeccionado para el Rey el traje más hermoso del mundo, tan hermoso que “sólo los tontos no pueden verlo”. Proceden entonces a quitarle la ropa al Rey y mediante aparatosos ademanes le colocan el nuevo traje invisible. Por supuesto que el Rey se ve desnudo, pero no lo reconoce porque no quiere aparecer como un tonto frente a famosos sastres.

Convoca entonces a sus colaboradores, a quienes les pregunta por la belleza de su traje. Superada la sorpresa de ver al Rey desnudo y enterados que semejante traje es tan hermoso que “sólo los tontos no pueden verlo”, toda su corte afirma que el traje es el “más hermoso del mundo”, lo cual convence definitivamente al Rey y los sastres siguen su viaje con un suculento pago por su trabajo, dejando al rey y a su corte muy satisfechos y agradecidos. Así el Rey paseaba desnudo por su palacio luciendo su traje invisible, el más hermoso del mundo.

Un día decidió que su pueblo merecía también disfrutar la hermosura de su traje y sale del palacio para recorrer su reino. El pueblo lo ve desnudo, pero por temor a contradecirlo, no dice nada. Hasta que un inocente niño lo descubre y grita:

 

“¡El Rey está desnudo!”

 

Recién entonces el rey se mira y descubre la verdad: había sido engañado. … Hasta aquí el cuento.

 

Esta fábula ilustra perfectamente el momento que vivimos, la globalización y la difusión de ideologías utilizando como instrumento la comunicación masiva y masificadora, así como, la distorsión del derecho ha creado un mundo subjetivo. Cualquier capricho que se dirima y sea negado en las instancias convencionales, siempre tendrá el recurso legal de llevarlo a la “tremenda”, perdón, a la Suprema Corte, donde no faltara un ministro cómplice que con argumentos llenos de elementos subjetivos, mas nunca objetivos, convertirá ese capricho en jurisprudencia.  Bajo esta tónica cualquier absurdo se puede volver “ley” o “realidad” so pena de llamar “ignorante” a quien no se someta a esta “verdad” inducida por una dictadura del pensamiento. La estúpida soberbia y capricho humanos prevalecen sobre la sabia y perfecta naturaleza. Por decreto se le puede llamar azul al color rosa, o llamar rosa al color azul, o que importan los colores y el nombre. Las definiciones de palabras se pueden ampliar tanto hasta que no signifiquen nada como en el caso de la palabra “familia” donde cualquier ocurrencia cabe, desvirtuando su significado. Cualquier absurdo es valido mientras se anteceda de la leyenda “científicamente comprobado” ¿quién se ha dado a la tarea de validar los estudios que se dice respaldan tales afirmaciones?, para después con argumentos jurídicos no objetivos que muchas veces se contradicen entre sí, crear un mundo “perfecto” cuyos límites se pierden en los laberintos del pensamiento. El problema se da cuando nos creemos como sociedad nuestras propias mentiras, y entonces no podremos distinguir entre lo real y lo imaginario. Si algún niño, con toda inocencia, sinceridad y claridad objetiva e intelectual, grita “¡El Rey está desnudo!”, la dictadura del pensamiento se escandaliza y condena al niño a que desde preescolar o primaria deje de ser “Ignorante”, por eso modifica los programas estudio para que el niño se eduque y  para que esa pequeña voz que grita verdad no ofenda los oídos de quien no tolera ninguna voz que disienta de su egoísmo y soberbia. Si acaso alguna luz de verdad y objetividad queda, cuidado, porque la dictadura del pensamiento no tendrá piedad y será implacable con quien la posea. ¿Quién es la dictadura del pensamiento?, la dictadura del pensamiento la integran los de la mafia del pensamiento, de la cual, al final todos somos parte porque siempre tenemos la razón y los otros son los equivocados. Cada vez es más difícil descubrir la realidad y la razón en este mundo surrealista y distorsionado que nos tocó vivir. Pero la historia juzgará y en el futuro, muy en el futuro, en tiempos de lucidez la misma humanidad descubrirá que fue engañada y cuando las cosas vuelvan a su cauce, bien podría llamarse la “Edad de la Locura” a este momento en la Historia Universal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.