El ecocidio de tortugas refleja una derrota para las instituciones responsables de cuidar el ambiente en México

0
1030

Oscar Rodríguez

 

La Semarnat y la Profepa aceptaron que el ecocidio de 300 tortugas en las costas de Oaxaca causo un grave impacto a la biodiversidad del litoral del pacifico oaxaqueño que difícilmente se recupera en décadas.

Incluso aceptaron que el incidente representa hoy para México una derrota para las instituciones responsables de cuidar el medio ambiente, -por qué una tortuga es fuente de vida de una especie que ahora por culpa de la mano del hombre se encuentra en peligro de extinción-.

Evidenciando que por cada nido, -que hay de tortugas golfinas, – solo, una especie regresa a su lugar de nacimientos para procrear y en este caso, murieron 300, “que si se mide por el impacto, son años de vida silvestre desperdiciada”.

Nereo García delegado de la Profepa, indicó que derivado de la mortandad de las tortugas,  hay una denuncia penal abierta en la Procuraduría General de la República (PGR) para fincar responsabilidades, donde aún se sigue  en la búsqueda de los implicados, asumiendo que se trató de pescadores furtivos de la zona.

“y lo que estamos identificando es si hubo intención o fue un asuntos accidental ”.

Negó que estén en riesgo la zona de santuarios, ya que la red que causo la mortandad de las tortugas, se encontró cerca del litoral de Barra de Colotepec y la zona de pesca de San Pedro Mixtepec.

Dejo claro que la Profepa  no fue omisa del caso, actuó desde el principio constatando los hechos y valiéndose la norma de emergencia para recuperar los ejemplares que murieron y que quedaron flotando en el mar.

Además de que se hizo trabajo de campo y científico para identificar qué tipo de red provoco el accidente, asumiéndose después medidas de apremio para evitar su repetición.

Indicó que investigadores de la Universidad del Mar (Umar), realizaron trabajos en la zona donde fueron halladas las tortugas para identificar las causas y para darte destino final a los cadáveres de los quelonios que ya presentaban previo a su hallazgo un avanzado estado de descomposición.

En tanto Ernesto Ruiz delegado de la Semarnat, aceptó que fue en Oaxaca el sitio, donde se ha reportado, el ecocidio más alto de tortugas en la última década, superando lo que ocurrió en Puerto Arista en Chiapas, donde se encontraron 122 cadáveres de tortugas.

Por ello considero necesario actuar para enfrentar lo que ocurrió, no lamentarlos, buscar que los pescadores fortivos dejen de utilizar artes de pesca indebidos, se capaciten y participen en las acciones de recuperación y conservación de la tortuga golfina que hoy es una especie en peligro de extinción.

“Ya nos hemos reunidos con los pescadores y se ha logrado un esquema de auto regulación para proteger las tortugas”.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.