La intubación de la economía mexicana por el Covid-19 y el fracaso de programas gubernamentales, lanzó a la pobreza extrema a 7 millones de ciudadanos más.

0
2084

Por: Narciso Alejandro León Martínez

La pobreza extrema de México pasará del 7 al 13 por ciento de la población, con lo que se sumarán 7 millones de personas al mayor grado de marginación, según Graciela Teruel, responsable de la encuesta EnCovid19 de la Universidad Iberoamericana.

Lo que nosotros observamos es que actualmente el gobierno no cuenta con una estrategia económica y educativa para la reconversión tecnológica y buscar la reactivación económica, revertir la pauperización social; antes recuperar la salud de la población mexicana.

El gran error del gobierno de la 4T es haber entregado el dinero destinado a los pobres a empresarios multimillonarios para administrarlo en programas como el de sembrado esperanza del ex miembro del gabinete, el regio Alfonso Romo.

Romo lo único que hizo con esos miles de millones de pesos es aumentar el latifundio en miles de hectáreas más, donde sembró especies maderables y frutícola, utilizó el dinero de los pobres para volverlos sus obreros agrícolas, cuando debieran de ser sus socios por el origen público de los fondos.

La visión fascista al estilo la Italia de Benito Mussolini está presente, pues mientras se desmembró las organizaciones rurales tradicionales acusándolos de corruptas y utilizando terrorismo fiscal y dejándolas sin apoyos económicos, se prohijo el apoyo a empresarios como Alfonso Romo.

Lo mismo sucedió con los jóvenes urbanos desempleados denominados «Ninis» que enviados a las industrias, estos fueron sin capacitación alguna para el trabajo industrial, como vulgares y simples obreros generales.

Esto llevó a que los «Ninis» a no romper la estructura mental de marginación y por ende solo se volvieron un bulto sin aspiraciones y terminaron por regresar a las esquinas de barrios y colonias para volver derrotados una vez más por la vida y los ricos magnates que administraron los fondos públicos.

El gobierno piensa que con la limosna bimestral que la secretaria del bienestar reparte entre adultos mayores, madres solteras y estudiantes, con evidentes fines electoreros, la pobreza está derrotada y en retirada, pero como se observa no es así, más con esta Pandemia que llegó para quedarse.

La pobreza extrema de México pasará del 7 al 13 por ciento de la población, con lo que se sumarán 7 millones de personas al mayor grado de marginación, según Graciela Teruel, responsable de la encuesta EnCovid19 de la Universidad Iberoamericana.

«El impacto de la crisis ha sido muy grave afectando a la población en general, pero en particular a los más pobres. Esto sin duda tendrá efectos importantes, arrastrando a gente que no se encontraba a los estadios de pobreza y pobreza extrema», explicó Teruel.

«La pobreza extrema aumenta a 13 por ciento, es decir 7 millones de personas más en pobreza extrema, la pobreza moderada aumenta 38 por ciento, casi 2.8 millones de personas más en pobreza moderada; los vulnerables por ingreso aumenta de 7 a 11 por ciento, 4.4 millones de personas más», dijo Teruel, responsable de la encuesta.

Los estimados se derivan de encuestas realizadas a la población mexicana donde las personas más pobres han sido las más afectadas durante la pandemia.

En el mismo seminario, Santiago Levy, investigador del Instituto Brookings, destacó que la falta de seguridad social fue la principal causa del gran impacto de la pandemia sobre la población.

Explicó que el grado de informalidad de la población limita su acceso a la seguridad social, por lo que es prioritario impulsar medidas de formalización.

Asimismo, destacó que México tenía y tiene espacio fiscal suficiente para realizar apoyos para atenuar el impacto en la pobreza y desempleo de los mexicanos.

Esta estimación fue presentada durante el seminario «Impacto de la Pandemia en la Sociedad», organizado por el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

Según la EnCovid19, la desocupación laboral llegó hasta 15.5 por ciento en mayo, superior al 4.7 que reporta el INEGI, debido a la definición más amplia que engloba a las personas que perdieron su empleo y que no pueden buscar trabajo.

Esta medición bajó a 7.1 por ciento en diciembre. Asimismo, el porcentaje de los hogares que reportaron una reducción en su ingreso respecto a febrero de 2020 llegó a 69 por ciento en mayo y cerró el 2020 en 58 por ciento.

El impacto fue mayor en los sectores económicos más pobres; pero el 55 por ciento de los hogares más ricos reportaron una caída de sus ingresos en mayo, el 73 por ciento de los hogares más pobres reportaron reducciones, según la encuesta presentada por el Centro de Investigación y Docencia Económicas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.