Lunes, 22 de Enero del 2018 | Escrito por – EFE

 

La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, advirtió hoy contra la complacencia por la aceleración en el crecimiento económico mundial, ya que se trata de una “recuperación cíclica” y existen incertidumbres que pueden generar “graves vulnerabilidades financieras”.

“El crecimiento global se ha acelerado desde 2016 y todas las señales apuntan a un continuado reforzamiento este año y el próximo. Es una noticia muy bienvenida”, señaló Lagarde en una rueda de prensa en Davos (Suiza), donde presentó la actualización de las perspectivas económicas del FMI.

El Fondo revisó hoy al alza sus previsiones de crecimiento económico mundial hasta el 3,9 % en 2018 y 2019, dos décimas más que lo calculado en octubre, pero Lagarde dijo que “la complacencia es uno de los riesgos ante el que nos tenemos que mantener alertas”.

“Ciertamente nos tenemos que sentir alentados, pero no debemos sentirnos satisfechos”, indicó la máxima responsable del FMI, quien recalcó que “aún hay demasiadas personas excluidas de la recuperación” económica, pues una quinta parte de los mercados emergentes y en vías de desarrollo han visto descender sus ingresos per cápita en 2017.

Añadió que mientras el crecimiento es ahora más elevado, “es en su mayoría una recuperación cíclica” y que, sin reformas, “las fuerzas fundamentales que nos han preocupado (…) como las heridas de la crisis, la baja productividad y una población que envejece, y el potencial de crecimiento futuro, seguirán estando allí”.

De acuerdo con Lagarde, existe además una “incertidumbre importante este año”, ya que un largo periodo de tipos de interés bajos ha llevado a la generación de “vulnerabilidades financieras potencialmente graves”, explicó.

La directora gerente del FMI, que copresidirá junto con otras siete mujeres la cuadragésima octava reunión anual del Foro Económico Mundial en Davos, subrayó además el “inquietante aumento de la deuda en muchos países”.

“Tenemos que permanecer vigilantes”, recalcó Lagarde, quien instó a los líderes mundiales a “reparar su tejado ahora que brilla el sol”, en referencia al crecimiento acelerado de la economía global.

“Esta semana es la perfecta oportunidad para los líderes mundiales de centrarse en esas reparaciones”, indicó Lagarde, ya que el tema del Foro Económico Mundial es “crear un futuro compartido en un mundo fracturado”.

“Los políticos deben aprovechar este momento para hacer reformas estructurales y fiscales difíciles que no harían de otra manera” en tiempos con menos crecimiento o recesiones, recomendó Lagarde.

Ello implica dar pasos para impulsar el crecimiento a largo plazo, reducir la deuda donde sea demasiado elevada y en otros países invertir en la economía a través de la infraestructura y un gasto social eficiente, opinó.

Asimismo, sostuvo que el crecimiento “tiene que ser más incluyente y algunas áreas centrales para lograrlo incluyen la formación para los trabajadores desplazados por la automatización, la generación de nuevas oportunidades para los jóvenes y la inclusión de más mujeres en la fuerza laboral”.

Deja un comentario