¡NO SÓLO COMBATEN AL FUEGO! BOMBEROS DE LA UNAM REALIZAN TRABAJO MULTIDISCIPLINARIO

0
1722

Por el emblemático tubo resbalan la destreza y la paciencia. Algunos de los 72 héroes universitarios que conforman el cuerpo de bomberos de la UNAM se equipan, abordan la máquina y la torreta pinta de rojo. En menos de 30 segundos están preparados y se dirigen a toda velocidad al lugar de la emergencia. Ellos están capacitados y desarrollan sus labores de manera incondicional.

Así es la Estación de Bomberos de la Universidad Nacional, en el campus central de Ciudad Universitaria. Este espacio es la sede desde 1986, pero el denominado Departamento de Prevención y Combate de Siniestros data de 1973.

Por ahora, el silencio en ese lugar es profundo debido al distanciamiento físico por la emergencia sanitaria; aun así, ellos mismos no se permiten un pestañeo. Ofrecen servicio las 24 horas, todos los días el año.

Están habilitados para atender incendios –forestales y en general–, derrame de sustancias peligrosas, fugas de gas y agua, cortos circuitos, accidentes automovilísticos, rescate de personas y animales, control de fauna nociva.

Además, brindan talleres y capacitación a la comunidad universitaria para el uso y manejo de extintores, y para saber qué hacer antes, durante y después de un incendio. La UNAM es la única institución académica en Latinoamérica con bomberos especializados, señala el comandante Roberto Hernández Camarillo.

En ocasión del Día Nacional del Bombero, que se conmemora este 22 de agosto, el “jefe vulcano”, como le dicen sus compañeros, remarca que esta casa de estudios cuenta con una plantilla de 72 elementos, de donde emanan cuatro jefes de guardia que conducen la capacitación, revisión de equipos contra incendio de todas las instalaciones del campus central, así como el mantenimiento preventivo y correctivo de los hidrantes.

También, de manera directa custodian el patrimonio que preservan diversas instancias, como el Archivo Histórico Cinematográfico y el Archivo General. Otra de sus tareas es estar al pendiente del mantenimiento, resguardo y programa de estiaje de las hectáreas que integran la Reserva Ecológica del Pedregal de San Ángel (REPSA).

Hernández Camarillo, quien de joven llegó al H. Cuerpo de Bomberos, en 1983, destaca que hacen las adecuaciones para integrar a mujeres a esta agrupación. “Ya está el proyecto, se ha demorado por la pandemia, pero espero que sea a principios del próximo año”.

Igualmente, expresa que no han dejado de atender las solicitudes de servicios, y han reforzado la seguridad y protección personales. “Trabajamos antes y después de las emergencias, sobre todo dentro del campus, aunque también laboramos afuera, en las alcaldías de Coyoacán y Álvaro Obregón”.

Siempre presentes

José Luis González Bárcenas, jefe de guardia de los bomberos UNAM, comenta: “la mayoría de las personas piensan que sólo nos dedicamos a apagar incendios, pero el trabajo es amplio, largo y extenso; hasta hemos rescatado gatitos”.

En un recorrido por las instalaciones, ubicadas a un costado del Estadio Olímpico Universitario, relata que desde la agudización de la pandemia hacen guardias divididas en seis grupos, de manera semanal, pero de presentarse una emergencia todos están dispuestos a acudir.

“Extendimos las guardias porque el protocolo indica que no debe haber más de 10 personas en el inmueble. Esto no merma el trabajo que desempeñamos. Los servicios dependen de la época del año, en primavera son los incendios forestales, y en épocas de lluvias, las inundaciones. El 95 por ciento de los siniestros son provocados por el ser humano”, subraya.

Detalla que Bomberos UNAM cuenta con cuatro carros motobombas que logran una presión de 400 libras para impulsar el agua hasta siete pisos; también, con tres autotanques, que son las pipas que suministran el líquido, además de siete “garzas” (tomas) de llenado a lo largo de Ciudad Universitaria.

Los motobombas y autotanques salen a incendios de inmuebles como casas, fábricas, automóviles siniestrados, incendios forestales o derrames de sustancias, y las unidades ligeras (camionetas) son ocupadas para árboles caídos, personas atrapadas, fugas y derrames.

“La Abuelita”

Quienes ven a “La Abuelita” pensarían que es un vehículo de colección: es un camión American LaFrance y la primera bomba enllantada de la Universidad Nacional. Data de 1963, cuando ni siquiera se había formalizado el departamento de bomberos.

Al cuidado de Andrés González Bárcenas y Norman Juárez, que cumplen 15 años de labor, “La “Abuelita” está lista para el trabajo. En sus costados se lee “C1” (Ciclón 1), porque es la pionera. “La podemos sacar y funciona de todo a todo; es la primera bomba que se tuvo en la Universidad, y se mantiene en las mejores condiciones”, asegura González Bárcenas.

Pero más antiguo es el primer registro en la UNAM de una tesis sobre estos héroes. “Estación de bomberos en Narvarte”, es de 1955, y según el padrón electrónico de trabajos recepcionales de esta universidad, se han elaborado 249 tesis de distintos grados referentes a ellos.

El 22 de agosto de 1873 se creó el primer cuerpo de bomberos de México, en Veracruz. En 1922 se expidió el Reglamento del Cuerpo de Bomberos del entonces Distrito Federal, y en 1951 se le otorgó el carácter de “Heroico Cuerpo de Bomberos” por decreto presidencial. Se decidió dedicar este día para recordar a la población la importancia de homenajearlos y de asistirlos en sus requerimientos.

#UNAMosAccionesContralaCovid19
https://covid19comisionunam.unamglobal.com/

FUENTE DE LA INFORMACIÓN : https://www.dgcs.unam.mx/boletin/bdboletin/2020_696.html

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.