Nohoch Haranchac, en el hospital O’Horan de Mérida, por la vacunación contra el Covid-19.

0
2247

Colaboración cortesía de: Narciso Alejandro León Martínez.

La falta de una organización con planeación para la vacunación a los trabajadores del sector salud que combaten en primera línea al Covid-19, desató un desmadre con una cola desordenada que exhiben como un inepto al Dr. Marco Antonio Cetina Cámara, director de ese hospital.
Nuestros informantes nos comentan que de las nueve mil vacunas destinadas a los trabajadores del sector salud de Yucatán involucrados, ahora sí todos, en la lucha contra el mortal Bicho de la Pandemia, solo arribaron ocho mil vacunas Pfizer a Yucatán. En el traslado y envío se desaparecieron mil dosis de vacunas.
Como se puede ver una cosa son las declaraciones del señor presidente Andrés Manuel López Obrador en sus conferencias de prensa conocidas como «Mañaneras», donde lo rodean sus reporteros paleros, patiños y chayoteros que todo le festejan y otra la triste realidad de la vacunación a los trabajadores del sector salud que desató un colosal desmadre.
Trabajadores que expuestos en primera línea de batalla luchan contra el Covid-19 y los millones de mexicanos indolentes que les vale madre cualquier recomendación sanitaria para prevenir el contagio con SARS-COV2 y que son producto de todas las mortales: imágenes, declaraciones, comentarios. indicaciones y burlas del presidente Andrés Manuel López Obrador, que al imitarlas sus millones de sobornados morenistas han causado esa aptitud de que la vida no vale nada…
Discursos e imágenes presidenciales sin cubre bocas con giras sin respetar la sana distancia y con comidas en fondas a orilla de carretera sin lavado de manos, con fines de reafirmar su visión caudillesca, patriarcal y ultra machista del poder, todo con fines propagandísticos y electoreros, como precisamente sucede hoy con la distribución y aplicación de las vacunas contra el Covid-19.
Vacunas que se las roban o las sustraen de los lotes rebajandolos, como sucedió en Yucatán y otros estados, para venderlas en el amplio mercado negro o aplicarlas con influyentismo a sus jefes, compadres y amigos, como oportunamente fue denunciado por la ya famosa Doctora Cosio y que generó plantones y mítines de los trabajadores sindicalizados del IMSS en apoyo.
En Yucatán queda la duda de ¿Cómo le van hacer para acompletar las vacunas faltantes? Si tan solo en el hospital O’Horan de Mérida son más de mil trabajadores del sector salud sindicalizados y de confianza laborando ahí y que como lo ilustran las fotos es un total Nohoch Haranchac o gran desmadre su aplicación. Subrayando el resto de clínicas y hospitales del sector salud de Yucatán.
Desmadre generado por la distribución y aplicación que tiene que ver por las decisiones tomadas a la ligera y con tal de dar respuesta a una sociedad dividida antes y después de la Pandemia, entre los ignorantes Pejezombis e indolentes mexicanos y los que hacen todo por vivir siguiendo las indicaciones de higiene dictadas por el sector salud para evitar el contagio del mortal Covid-19. Señor secretario de salud de Yucatán pare ese desmadre porque si eso sucede con los trabajadores sindicalizados y de confianza del sector salud ¿Qué no irá a pasar con los trescientos mil yucatecos de la tercera edad que habrán de empezar a vacunar a partir de febrero? Además sumemos que pese a la Pandemia con enfermos y muertos la iniciativa privada presiona para que Yucatán no transite al semáforo rojo con tal de seguir haciendo dinero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.