PASANDO LISTA DE PRESENTE

0
1800

POR: RAÚL MALDONADO ZURITA *

 

¡VIVAN LAS MUJERES!

 

PASANDO LISTA DE PRESENTE en el aula de la vida para exclamar: ¡Viva la mujer! Sí amigas y amigos lectores, viva la musa de los sueños del alma.

Las mujeres le dan el signo distintivo a la vida, le ponen énfasis a la entrega apasionada a las mejores causas sociales.

La historia las tiene en sitio predilecto. Hoy les hablaré de una de ellas. Empezaré por decirles, que el Premio Nobel de Literatura, por primera ocasión en Latinoamérica lo conquistó una mujer en 1945, así es amigas y amigos.

Ella acompañó a José Vasconcelos en la obra educativa, que hoy en día no tiene paralelo, fueron sólo tres años pero que a la fecha, trabajo tan titánico no ha sido equiparado.

Dos orfebres del lenguaje escrito, dos palabras unidas en el tiempo, dos tintas que escriben en el pergamino del firmamento.

Ella salió de Chile para acompañar al caballero del alfabeto. ¿Ya sabes de quien te hablo? Claro que sí, es ella la que nos invita a: “El Placer de servir”.

La conocemos como Gabriela Mistral, su nombre completo es Lucila Godoy Alcayaga. A los 16 años abraza la vocación de ser maestra, a los 20 años el suicidio de su novio la marca para toda la vida, de ahí resultan sus “Sonetos a la muerte”.

Al no permitírsele su ingreso a la escuela normal, lanza artículos periodísticos donde exige el derecho a la educación de las mujeres, finalmente triunfa e inicia el ejercicio de su vocación docente.

 

LA MUJER-MAESTRA,  MADRE DEL PUEBLO

 

José Vasconcelos, el ilustre maestro oaxaqueño, la invitó a México, y ella preparó, entre otras cosas: “Lecturas clásicas para mujeres”, que sirvió además de libro de texto escolar y guía para el maestro.

La nueva época del país, dijo Vasconcelos, exigía un cambio en el lugar y en la función sociales de la mujer, que antes había sido la silenciosa y abnegada esposa del campesino, y leal y valiente soldadera.

Con  Vasconcelos el espacio del aula se vuelve tarea de la mujer. Antes era sólo sitio para los hombres. El proyecto vasconcelista de redención de la mujer lo ilustra Gabriela Mistral en su “Lecturas Clásicas para Mujeres”. En toda la historia de México no existe un proyecto de “redención” comparable al de Vasconcelos, ni más práctico, existían las condiciones para realizarlo; de hecho, aunque sin la energía que exigía ese proyecto los sucesivos ministerios siguieron esa línea, que dio por primera vez una función importante a la mujer en la vida social y política del país, ya no como comparsa sino como actuante, ya no como complemento sino como protagonista, así nace la mujer, maestra, madre del pueblo.

José Joaquín Blanco, escribe en “Se llamaba Vasconcelos”: “Lecturas clásicas para mujeres fue un libro exitoso lo mismo como antología literaria que como (y principalmente) manual de redención. Se divide en cinco grandes secciones: el hogar, México y la América Española, trabajo, educación del espíritu y educación de la sensibilidad. Mistral coincidió con la visión pedagógica de Vasconcelos: el maestro debía ser un artista, la educación era una imitación de lo clásico y lo grandioso”.

 

El corazón de las mujeres es lo que sostiene las raíces de los diferentes pueblos en todo el mundo. Sin embargo, hay un defecto en la mujer: Es que se le olvida cuánto vale.

 

*PREMIO ESTATAL DE LA JUVENTUD BICENTENARIO 2010, MAESTRO EN LITIGACIÓN EN JUICIOS ORALES.

 

PASANDO LISTA DE PRESENTE recibe con agrado tus mensajes en maldonado3000@gmail.com. O twitter: @raulmaldonadoz.

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.