Protestas por crímenes de mujeres

0
831

Oscar Rodríguez

 

En Oaxaca un grupo de activistas del Consejo de Defensa de los derechos del Pueblo (Codep) y del Comité de defensa de la Mujer (Codem) se apodero de la caseta de cobro de San Pablo Huitzo en la autopista Oaxaca-México para exigir una mesa de atención con autoridades del gobierno federal y estatal para exigirles se ponga un alto a los feminicidios.

Indicaron que ha buscado todas las formas conseguir una mesa de diálogo tanto con el gobierno federal y estatal, pero les han negado la audiencia, por que argumentan que el presidente de la República Andrés Manuel López Obrador no atiende a organizaciones.

En tanto en la ciudad de Oaxaca integrantes de la organización Red Internacional Indígena de Oaxaca (RIIO) también exigen una mesa de atención en la Fiscalía General de Justicia (FGJO) para que se respuesta a los expedientes de investigación que hay por el asesinato de mujeres indígenas.

Según los líderes de las agrupaciones en los últimos dos años han repuntado el número de asesinato de mujeres y no hay una actuación firme del estado mexicano para frenarlos.

Entre otras exigencias las organizaciones también reclaman que no haya fondos asignados para atender las exigencias que tiene las organizaciones en materia de política social y de apoyo al campo.

LLAMADO DESDE EL PULPITO PARAR VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES

El Arzobispo de Antequera, Pedro Vázquez Villalobos llamo desde el pulpito a parar la violencia contra las mujeres.

“Un feminicidio, es profanar el cuerpo sagrado de una mujer y profanar el templo santo de Dios, debemos respetar a las mujeres sobre todas las cosas”.

Dijo que en los últimos días, se han dado manifestaciones muy duras de las mujeres, esto, “porque al hombre se le ha sido fácil acabar con la vida de la mujer, los famosos feminicidios”.

Vázquez Villalobos indicó que los feminicidios registrados en la Ciudad de Oaxaca y en los pueblos del estado, la mayoría de las veces se dan solo por el hecho de ser mujer.

Resaltó  que  “hay unos hombres, no sé porque , odian a la mujer hasta al grados de quitarle la vida , de torturarla y violarla”.

Y cuestionó,  acaso ¿nuestra madre no nos enseñó a respetar a la mujer, a sus hermanas?, a lo que respondió, “a mí sí me enseñaron, espero que a usted también.

Por lo que pidió que basados en un testimonio de vida los ciudadanos valoren y respeten a todas las personas, sin condicionantes de género,

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.