Solo escuche, miré y transcribí para que nuestra sangre hable: Víctor Armando Cruz Chávez

0
500

Por Ezequiel Gomez Leyva/ agenciaeze.com

 

 

Calles empedradas, casas de adobe, ancianos caminando en la calle, orgullosos de sus tradiciones, costumbres e historia, quienes luchan di a día por no ser absorbidos por esa «modernidad» insaciable que por momentos gana la batalla en contra de un barrio tradicional como es el barrio de Xochimilco.

Es en este barrio en los limites con el centro histórico de Oaxaca donde desde hace muchos años se busca conservar la originalidad, muchas veces no lograda, nació el escritor Víctor Armando Cruz Chávez, quien en días anteriores presentó una de sus obras más recientes, «JUNTAR MEMORIAS Crónicas del Barrio de Santo Tomas Xochimilco Oaxaca» con el afán de hacer una remembranza de su vida pero como un homenaje a la gente de este barrio que ha sabido conservar su originalidad ancestral.

En su libro relata que «en el añejo barrio de Xochimilco existían diversos oficios como, labrador, productor de adobe, carretero, tejedor, zapatero, sombrerero, sastre, gamucero y panadero entre otros. Era común ver a la gente mayor, vestida de manta al modo campesino indígena de aquellos tiempos».

Cuenta también que el uso de los ceñidores y el rebozo cayeron en desuso después de que desapareció la producción en 1960, algo que es notorio actualmente ya que la mayoría de las mujeres no lo usa de manera cotidiana, siendo el rebozo prenda obligatoria para las mujeres en las tareas diarias y en el culto católico, las mujeres no entraban a los templos sin el rebozo colocado sobre la cabeza en señal de respeto, en la actualidad muy pocos recuerdan las técnicas de elaboración de estos textiles.

Así como estos temas y otras remembranzas se pueden encontrar en este libro, sobre todo para quienes nacieron y crecieron en este barrio, sitio de aprendizaje y lugar de experimentación de muchas andanzas y travesuras, de quienes quizás ya murieron y de quienes ahora tienen hijos en esa edad, a los que transmiten sus costumbres tradiciones y leyendas de este lugar.

Este libro dice Víctor Armando está dedicado a la memoria de » mi bisabuelo Feliciano Ramos, Armando Cruz Ramos mi padre, verdadero narrador de muchas de las historias en este libro impresas, a Ricarda Chávez, mi madre, manantial de memoria, para yola Cachao, Lety, Lalo y Mary, compañeros de viaje, y para Rolando Leyva Ramos y Noé Leonardo Hernández Ruiz, en la urdimbre y la trama del afecto»

Durante la plática dijo que este libro es una recopilación de una tradición oral que proviene sobretodo de los siglos XIX y XX. en donde se recuperan y recrean personajes, sucesos muchas veces marcados por la violencia y paisajes que fueron definitorios para configurar la identidad de San Tomas Xochimilco, un barrio único en la ciudad de Oaxaca, por su papel en la historia local, por su legado de tradiciones que reproduce en antiquísimas formas de organización comunitaria y por sus artesanías como los textiles de algodón y hoja de lata, que han definido el rostro de este barrio que se mantuvo firme ante los procesos de modernización de la época Porfirista y en donde se realizó un protocolo diplomático en agosto de 1521, después de que la ciudad de Tenochtitlan fuera conquistada, en ese sitio se encontraba una placa alusiva que no se sabe porque desapareció.

Santo Tomas Xochimilco se cree fue fundada antes de la conquista con el nombre de Xochimilco, que significa en mexicano campo de flores, que provienen de Xóchitl: flor y xmilli: campo, y Santo Tomas por el nombre de la imagen que veneran.

 

Solo escuche, miré y transcribí para que nuestra sangre hable: Víctor Armando Cruz Chávez.- informativoax.com
Solo escuche, miré y transcribí para que nuestra sangre hable: Víctor Armando Cruz Chávez.- informativoax.com
Solo escuche, miré y transcribí para que nuestra sangre hable: Víctor Armando Cruz Chávez.- informativoax.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.