Supervisa INAH la restauración del Templo del Niño Jesús, el símbolo identitario de Tihosuco, Quintana Roo

0
231

La atención de este inmueble histórico está cercana al 50% de avance; proyecto conducido por el gobierno estatal y apoyado por la Secretaría de Cultura

Caracterizado por su gran portada ausente que evoca la Guerra de Castas yucateca, cuando fue cañoneado en un combate, y le ha convertido en el símbolo identitario más importante del pueblo de Tihosuco, en el municipio de Felipe Carrillo Puerto, Quintana Roo, el Templo del Niño Jesús recupera su esplendor gracias a un proyecto de restauración supervisado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Avanzado en más de 50 por ciento, este proyecto, a cargo de la Secretaría de Turismo (SEDETUR) del gobierno de Quintana Roo y con recursos del Fondo de Apoyo a Comunidades para Restauración de Monumentos y Bienes Artísticos de Propiedad Federal (FOREMOBA), de la Secretaría de Cultura del Gobierno de México, se concentra en la consolidación arquitectónica de tres frentes del conjunto conventual: los muros laterales –norte y sur– del templo, la portada de su cementerio y la fachada principal de la casa parroquial.

El arquitecto-restaurador Luis Ojeda, adscrito al Centro INAH Quintana Roo, señaló que, tan importante como la atención que se brinda a tales inmuebles históricos, es el hecho de que, en el proceso, se da empleo a 25 personas, hombres y mujeres, originarias de la propia comunidad maya de Tihosuco.

Algunos de estos trabajadores, detalló, fueron capacitados por el INAH en 2012 sobre restauración basada en cal, como parte de una primera fase de atención al templo. No obstante, la empresa contratada por SEDETUR brindó un curso adicional en la materia.

A partir de esta técnica se consolidan mamposterías, restituyen aplanados y se aplica pintura basada en cal. El resultado de todo ello ha llevado al templo a recuperar apariencias que resultan inéditas, incluso para los propios pobladores de Tihosuco.

Es el caso de una serie de figuras geométricas, llamadas popularmente ‘corazones invertidos’, las cuales, tras haber estado ocultas durante décadas, quizá siglos, bajo el moho y las concreciones formadas por el intemperismo, vuelven a ser visibles en los pretiles de los muros, alternando entre los pináculos del edificio.

Lo anterior, señaló el arquitecto Ojeda, es una característica que comparte la Iglesia de Tihosuco con otros inmuebles religiosos construidos entre los siglos XVII y XVIII y ubicados en localidades yucatecas cercanas como Ichmul y Peto, pero que no se registra en las ciudades del norte de la península como Mérida o Campeche.

Con antecedentes constructivos del siglo XVI, el ex convento heredó su más distintivo rasgo en 1847, cuando al estallar la Guerra de Castas, fue cañoneado durante un combate entre las fuerzas mayas y los criollos atrincherados en él, dejando una fachada colapsada que, con el tiempo, se ha vuelto un símbolo de la resistencia ante los abusos causados por los gobiernos españoles del Virreinato y mexicanos del siglo XIX.

Sobre ello, el especialista del Centro INAH Quintana Roo aclaró que la fachada no puede restituirse ni mucho menos ‘inventarse’, porque ello le restaría autenticidad al conjunto arquitectónico y le alejaría del vínculo social que lo une a Tihosuco.

“Para nosotros, trabajar un sitio como este, donde muchos elementos son originales, dado que el inmueble estuvo abandonado y por lo mismo, libre de intervenciones, durante muchas décadas, implica un gran respeto”.

El arquitecto rememoró que, en la citada primera fase de trabajo conducida por el INAH en 2012, platicaron con personas que recordaban cómo en su niñez –hacia los años 40, cuando Tihosuco fue redescubierto y repoblado– ayudaron a sus padres y abuelos a retirar la maleza que cubría el Templo del Niño Jesús y la treintena de construcciones históricas que ahora están reconocidas dentro de la Zona de Monumentos Históricos, declarada en 2019.

Luis Ojeda hizo igualmente un reconocimiento al expediente técnico elaborado por el personal de Obras y Arquitectura de SEDETUR, a partir del cual pudo obtenerse el recurso de FOREMOBA y que, durante su desarrollo y hoy en su ejecución, ha incorporado las observaciones del INAH y se ha seguido a cabalidad.

Asimismo, subrayó la importancia que el proyecto de restauro tiene para difundir la riqueza patrimonial que Quintana Roo posee, no solo en su arqueología, sino también en su arquitectura histórica.

 

 

 

 

 

 

FUENTE DE LA INFORMACIÓN : https://www.gob.mx/cultura/prensa/supervisa-inah-la-restauracion-del-templo-del-nino-jesus-el-simbolo-identitario-de-tihosuco-quintana-roo

 

 

 

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.