Verduguillo (Dónde la Verdad se Firma y se Afirma)

0
1181

28 Ene 2020

Descabeza: Javier Cruz de la Fuente

 

* A chillidos de marrano, oídos del chicharronero.

Esta frase la escribió en su Twitter el Subsecretario de Gobernación a nivel federal Ricardo Peralta Saucedo, seguramente refiriéndose al poeta “rebelde” Javier Sicilia, a la familia Lebarón y las mas de mil personas que participaron en la caravana por la paz, o en contra de la violencia en México; y, aunque este Subsecretario haya explicado que no se refirió a ellos, esta muy claro que su frase del día lunes se refirió a los participante de la marcha del día domingo, así es como los funcionarios de la autonombrada cuarta transformación desechan las protestas y las marchas en contra de sus políticas y acciones; hay que recordar que el mismo Presidente de la República Mexicana se ha expresado de manera muy similar en contra de Sicilia y los Lebarón, recordemos que don Andrés Manuel López Obrador expreso que no quería ser parte de ese show, él era el Presidente de la República Mexicana y no quería manchar la “investidura” presidencial; no pensó lo mismo cuando no respeta los protocolos y no saluda cuando esta presente la bandera nacional, cuando no canta el himno nacional, cuando en el informe presidencial no usa su banda presidencial o cuando en el grito de independencia cubre la misma banda con su saco, ¿no daña la investidura cuando permite que lo disfracen hasta de rosca de reyes?, ¿no daña la investidura presidencial con sus mentiras y la polarización de la sociedad mexicana?, en fin, esta frase escrita por el Subsecretario es el claro ejemplo de la animadversión del Gobierno Mexicano y todos sus funcionarios en contra del sufrido pueblo mexicano. Para cerrar,  Imagínate estimado lector, si esta frase la hubiese dicho un funcionario del Gobierno de Felipe Calderón o de Enrique Peña Nieto, seguramente, Andrés Manuel López Obrador, Yeidkol Polevnsky, Monreal, Martí Batres, Berta Lujan, “él come santo, caga diablo” de Solalinde hubieran pedido hasta expulsión del país, pero como vivimos en la autollamada “cuarta transformación” y la oposición esta moralmente derrotada, nadie dice nada, como dijera Paco Ignacio Taibo II, “se las metimos doblada, camaradas”.

* Regresaron a Oaxaca los extrabajadores del Seguro Popular.

Derrotados moralmente, con coraje, tristeza e impotencia regresaron los trabajadores de la salud corridos por parte del extinto Seguro Popular, los mandaron a sus entidades federativas diciéndoles que los que tienen que pagarles salarios caídos y contratarlos nuevamente son los secretarios de salud de las entidades federativas; así de fácil, después de 5 días de protestas en la Ciudad de México, regresaron, ningún funcionario estatal de los SSO que les debe tender la mano los atiende, ya lo comente en la anterior columna, tiene que salir el Titular de los Servicios de Salud a tratar de dialogar con los impotentes trabajadores, inentendible lo que pasa en salud; ¿que pasara si llegara el virus del coronavirus a Oaxaca?, con esta inoperancia de los funcionarios de salud, ¿estaremos preparados para combatir una epidemia de este tipo?, ojala si, no pensemos que los funcionarios quieran dejar solo al Secretario para que combata los brotes y la enfermedad. Parece broma, pero es real.

* Los tres sobres.

A los presidentes municipales que acaba de iniciar su gestión les dejo parte de un cuento ruso, llamado los tres sobres:
En el momento del relevo, el que deja el puesto entrega discretamente a su sucesor tres sobres, numerados: 1, 2, 3 y le dice que los guarde en el cajón central de su mesa de despacho y que cuando esté muy apurado los abra en el mismo orden.
Pasados los primeros días, a veces las primeras semanas, se esfuman las favorables perspectivas iniciales; todo está muy difícil, los problemas son muchos, en la soledad de su oficina, el nuevo Presidente Municipal abre el primer sobre que le ha dejado su antecesor. La carta que contiene dice escuetamente: «Habla mal de mí, la culpa la tengo yo.»
Esta excusa, lo lleva nuevamente a que la gente crea en el por algún tiempo, sin embargo la sociedad se da cuenta que no cambia la actitud del Presidente Municipal, este recibe nuevamente gritos y críticas, por lo que con miedo, en la soledad de su oficina, abre el segundo sobre y su contenido dice así: «cambia a tus colaboradores, distrae con esto la atención de tus detractores».
Durante algún tiempo, los cambios surten efecto y calman las críticas, pero, por diferentes motivos, la sociedad no esta satisfecha, por lo tanto, el Presidente Municipal, en la soledad de su oficina, abre el tercer sobre y lee: «Vaya escribiendo tres sobres para su sucesor, se te está acabando el tiempo».
Señores presidente municipales, ya tengo algunos malos datos de algunos, ya los escribiré.

Por hoy es todo.

jcruzdelafuente@gmail.com

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.